Entonces, ¿para que la ley?

Publicado Abr 09, 2019 por Alonzo T. Jones En El precioso mensaje de 1888 Aciertos: 16

El tema de cual ley es la ley que se menciona en Gálatas fue el punto central de la batalla doctrinal que hubo en las Conferencias bíblicas de 1888 de los Adventistas del Séptimo Día.

¿Por qué es vital para nosotros entender los aspectos centrales de este tema? La ley en Gálatas revela si entendemos o no el evangelio eterno correctamente en los detalles de la Escritura. Y mientras es posible entender el tema central del evangelio eterno, este tema debe ser entendido en los detalles de la Escritura para que pueda ser verdaderamente apreciado y enseñado desde las Escrituras. Esto es particularmente cierto de los escritos de Pablo.

Como lo registra la historia, los temas de Gálatas 3 están directamente relacionados con entender la justificación por la fe.

A las 9 am el pastor Waggoner continuó con sus lecciones sobre la ley y el evangelio. La Escritura considerada fue el capítulo 15 de Hechos y el segundo y tercero de Gálatas, comparado con Romanos 4 y otros pasajes en Romanos. Su propósito fue el mostrar que el verdadero punto en controversia era la justificación por fe en Cristo, fe que nos es imputada como lo fue a Abrahán, por justicia. El pacto y las promesas a Abrahan son el pacto y las promesas hechas a nosotros.[1]

 

Elena de White confirmó que este mensaje era la justificación por la fe en verdad.

Varias personas me han escrito preguntando si el mensaje de la justificación por la fe es el mensaje del tercer ángel, y les he respondido: “Es ciertamente el mensaje del tercer ángel”.—The Review and Herald, 10 de abril de 1890. {Ev 143.2}

En su gran misericordia el Señor envió un preciosísimo mensaje a su pueblo por medio de los pastores [E. J.] Waggoner y [A.T.] Jones. Este mensaje tenía que presentar en forma más destacada ante el mundo al sublime Salvador, el sacrificio por los pecados del mundo entero. Presentaba la justificación por la fe en el Garante; invitaba a la gente a recibir la justicia de Cristo, que se manifiesta en la obediencia a todos los mandamientos de Dios. {EUD92 204.1}

Este mensaje fue suprimido dentro de la iglesia tanto como les fue posible por la mayoría de los líderes, quienes lo rechazaron, y quienes controlaban la mayoría de los medios de comunicación de la iglesia. Cuando a A. T. Jones se le dio la posición de editor de la Review and Herald, tuvo la oportunidad de expresar, en el entendimiento del mensaje de 1888 de la ley en Gálatas, una cuidadosa y razonada explicación. Estamos reproduciendo su comentario sobre Gálatas 3:19 aquí dado que la mayor parte del conflicto estuvo centrado sobre este versículo y cuando sería el cumplimiento de la frase “hasta que viniese la simiente”[2].

 

Animo al lector a estudiar cuidadosamente este comentario. El pastor Jones bajo la inspiración del Espíritu de Dios usa su aguda lógica, tan característica de él, para presentar la evidencia bíblica que ayuda a fundamentar los aspectos principales del mensaje de 1888. Este comentario establece el fundamento que destroza las cadenas del punto de vista protestante, sostenido por tanto tiempo, sobre los pactos; el cual anula el poder de la justificación por la fe que se manifiesta en la obediencia a todos los mandamientos de Dios.

 

“Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía [mensaje], y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca”[3].

Adrian Ebens

Lo invitamos a leer los artículos completos en el enlace a continuación:

http://maranathamedia.net/book/view/entonces-para-que-la-ley

 

 

 


[1]“Acta del día tercero, 19 de octubre de 1888”, Boletín Diario de la Asociación General 2, 1 (21 de Octubre de 1888), página 1.

[2]Gálatas 3:19Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador.

[3]Apocalipsis 1:3