Maranatha Media: Spanish
Publicado Nov 21, 2022
Páginas 380
Descargas 18

Otros idiomas

English

En el libro de 1 Juan 4, versículo 8, el discípulo amado nos dice: “El que no ama, no ha conocido a Dios, porque Dios es amor.” Estas palabras de tan profundo significado, desafían intensamente a todo estudiante de las Escrituras. Nos presenta dos acciones en el ser humano: una en su relación con Dios, y otra en su relación con el prójimo. La acción de conocer a Dios, desencadenará la acción de amar al prójimo. Si no amamos al prójimo, es porque aún no conocemos a Dios. Si por alguna razón, albergamos algún sentimiento diferente al amor para con alguno de nuestros hermanos, es porque aún no hemos conocido a Dios como deberíamos conocerle. En ese sentido, mi tibieza, nuestra tibieza, ¡es un problema de conocimiento! Si conociéramos al Señor tal cual es, tal como él es revelado en las Escrituras, si lo conociéramos en nuestro diario vivir, amaríamos. Amaríamos porque conoceríamos que él nos amo primero. Amaríamos por que nos sería imposible callar el amor de Dios que como fuego ardería en nuestros corazones. En este trabajo se intenta a través del análisis de versículos bíblicos guiarnos en conocer quien es Dios. Se considera y analizan los versículos relacionados al Padre, al Hijo, y al Espíritu Santo. Adicionalmente, citas de Elena de White han sido compiladas para que el lector interesado pueda tener una comprensión cabal de lo que ella creía al respecto. Es el deseo del autor que a través de este estudio podamos conocer a Dios, y en ese conocerle encontrar su amor que tanto promete al que lo recibe.