Maranatha Media: Spanish
Publicado Nov 22, 2023
Páginas 24
Descargas 178

Otros idiomas

български език Nederlands English Deutsch Português Русский

En el año de 1893, algunas de las verdades más preciosas del mensaje de 1888 salieron a la luz. Poco antes de esa fecha, Elena de White escribió:

El tiempo de prueba está precisamente delante de nosotros, pues el fuerte pregón del tercer ángel ya ha comenzado en la revelación de la justicia de Cristo, el Redentor que perdona los pecados. Este es el comienzo de la luz del ángel cuya gloria llenará toda la tierra.  RH, Nov. 22, 1892 par. 7  { 1MS 425.3} 

Sobre la base del principio de que Dios es la fuente de todas las cosas en el contexto de los dos pactos ubicados en su marco correcto, Waggoner presentó en 1893 una línea de pensamiento que abriría la puerta a una verdadera comprensión del carácter de Dios en su trato con los malvados.

Dios se lo ha dado al hombre, dándole la máxima libertad para elegir lo que quiera. En esta elección no hay absolutamente ninguna restricción impuesta al hombre por el Señor. Su estricta justicia se muestra en que no interfiere con el derecho personal del hombre a elegir lo que quiere. Dios sabe que sólo en Él puede el hombre encontrar su mayor bien, y por eso se presenta ante el hombre bajo la luz más atractiva, y le suplica que lo acepte; pero no va a entrometer su presencia donde no es deseada. No coaccionará la voluntad del hombre. Al hacer al hombre, le ha garantizado una perfecta libertad, y Él mismo respeta los derechos que le ha concedido. Tratar de obligar a los hombres a aceptar sus caminos, por perfectos que sean, sería privarlos de esa libertad que es inseparable de Dios; y así sería frustrar Su propio propósito. {23/02/1893 EJW, PTUK 53.8} 

Hermanos, esta declaración es parte del comienzo de la lluvia tardía. Es una verdad tan brillante que jugará un papel clave en sellar a los santos con el nombre del Padre en la frente de aquellos que la reciban como una verdad preciosa.