Maranatha Media: Spanish

El intérprete seguro

Publicado May 20, 2012 por Gary Hullquist En Hijo unigénito
2,056 Aciertos

En los años previos a la crisis de Kellogg, Jones, Waggoner y Ellen G. White comenzaron a hablar cada vez más sobre la personalidad de Dios y la identidad del Padre y del Hijo. Este artículo se puede encontrar en la Biblioteca de los Pioneros del CD-ROM, pero no en el sitio web de AdventistArchives.org. Para su beneficio lo estamos presentando aquí también. Todo el énfasis del texto en negritas es nuestro.

"El intérprete seguro"

The Bible Echo 10, 6, p. 44, 11 de febrero de 1895, A. T. Jones

El espíritu de profecía es el medio a través del cual Cristo mismo da la verdadera comprensión y la correcta interpretación de su palabra. Cristo es el autor de la palabra escrita de Dios. Esta palabra “santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo”. Fue “el Espíritu de Cristo” en estos santos varones, que daba testimonio de las cosas que están escritas y "ahora nos predican a nosotros con el Espíritu Santo enviado del cielo". 1 Pedro 1:11, 12.

Siendo la palabra de Cristo mismo, manifestada y declarada por su propio Espíritu – por Él mismo a través de su Espíritu Santo, es evidente que solamente Él por ese mismo Espíritu está capacitado para interpretar la palabra e infaliblemente darle el significado correcto. El único intérprete absolutamente seguro de cualquier escrito es el autor del mismo. Todos los demás son susceptibles a errar, o a no captar el verdadero pensamiento que el autor pretende transmitir.

Cuánto más así con la palabra de Dios - ¡esa palabra que tiene sentido de profundidad eterna! ¡Cuánto más con éste que con cualquier otro escrito, son todos los demás susceptibles a errar o a no captar el verdadero pensamiento del autor! Por lo tanto, ¡cuan cierto es, que el autor de esta palabra es el único calificado para interpretarla y exponer su significado! Sólo Cristo, su propia persona, a través de su Espíritu Santo, es el intérprete de su palabra. Y esa interpretación es infalible, porque sólo Cristo posee la infalibilidad. Cualquier otro que presuma interpretar la Biblia y declarar su significado, se pondría en el lugar de Cristo. Y este otro es el papado.

Sólo Cristo es el intérprete de su palabra. Y la evidencia que Él da, el testimonio de Cristo, en cuanto al significado de su palabra, en otras palabras, el significado de la manera como él lo piensa. Esa es la verdad misma, así como es en Jesús. Y aquel que la recibe, recibe así el pensamiento de Cristo. Y "el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía".

En consecuencia, el objetivo principal de el don de la profecía es para acercarnos a la Palabra de Dios, y para permitirnos ver allí las "cosas profundas de Dios," para que podamos encontrar allí los preciosos tesoros escondidos, y para llevarnos a la comprensión de las cosas "que son difíciles de entender."

Jones hizo una conexión directa entre "el Espíritu de Cristo", que estaba en los profetas (1 Pedro 1:10,11) y "el espíritu de la profecía", el cual era el mismo Jesús declarando, dando su testimonio a los profetas. Porque Jesús es la Palabra de Dios, expresando a los hombres y a los ángeles las palabras de su Padre, él es la palabra viva y la palabra escrita. Jesús dijo: "Les he dado las palabras que me diste" Juan 17:8.

Es su Espíritu Santo él que revela la verdadera interpretación de sus palabras. No debemos aceptar la interpretación de los hombres, hacerlo así es el espíritu del papado.