Descargue Libro
Descargas: 217

El que tiene al Hijo, tiene la vida. ¿Por qué es así? Porque en el Hijo de Dios reside el corazón puro de un Hijo obediente a su Padre. Siempre hace lo que le agrada al Padre. También tiene la bendición del Padre y su profundo afecto. El corazón del Hijo descansa perfectamente en el amor de su Padre.

Es la sabiduría del Padre compartir el Espíritu de su Hijo amado con el universo; un espíritu dulce, manso y obediente que ama los mandamientos de su Padre. Cristo es la sabiduría de Dios y la seguridad de un reino relacional de amor.

Este Espíritu dócil fluye desde el trono de Dios a través del árbol de la vida. Satanás rechazó al Hijo de Dios y a su Espíritu dócil. Su espíritu rebelde estaba en guerra con el espíritu manso, sumiso y obediente del Hijo de Dios. Este espíritu de rebelión se pasó a la raza humana. En el sacrificio de Cristo se nos ofrece una vez más este espíritu manso. El secreto para tener este Espíritu es saber quiénes son el Padre y el Hijo  - esta es la vida eterna conocer al Padre y a su Hijo y beber de la fuente de agua viva que fluye del trono de Dios y del Cordero.