Descargue Libro
Autor: Adrian Ebens
Publicado: Nov 14, 2017
Escrito: Nov 30, -0001
Descargas: 3

Las palabras que el Padre le habló a Su Hijo en Su bautismo hacen eco de la bendición que Él derramó sobre Él en el primer Sábado de la Creación. El Padre se deleitaba en Su Hijo diariamente y el Hijo se regocijaba en Él. En el sábado el Padre sopló sobre Su Hijo y el Hijo reposó en el amor de Su Padre. Esta conexión íntima entre el Padre y el Hijo fue colocada permanentemente en el sábado, y cada sábado el Padre sopla Su refrescante reposo sobre Su Hijo y sobre todos aquellos que aceptan al Hijo.

El amor del Padre por Su Hijo es continuo, pero se expresa en ciertos momentos designados que reflejan el Principio Sabático. Cuando llegamos a estos tiempos señalados, entramos en el deleite del Padre en Su Hijo. A medida que nos convertimos en parte de la mujer que está parada sobre la luna y que está vestida del sol, conocemos los tiempos y las estaciones de refrigerio enviados desde el trono de nuestro Padre.

Nuestro Padre ahora nos llama a una experiencia más plena del sábado. Somos llamados a recibir todas las bendiciones espirituales en Cristo Jesús como hijos de Abraham. Jesús nos dice: "He aquí yo estoy a la puerta y llamo" y Él llama a la hora designada. ¿Le abrirás a Él y cenarás con Él?