Yo te he engendrado hoy

Publicado Feb 20, 2012 por Corey McCain En El Padre y el Hijo Aciertos: 15,478

Salmo 2:7 (Lea todo el capitulo en contexto)

 

Yo publicaré el decreto: Jehová me ha dicho: “Mi hijo eres tú; Yo te he engendrado hoy”.

¿Es esto un decreto eterno que tiene muchas aplicaciones o sólo una profecía futura con una estricta aplicación? En el versículo de arriba vemos a Dios Padre diciendo: "" Yo publicaré el decreto”: Pero Cristo se convierte en altavoz diciendo: "Jehová me ha dicho 'Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy’”. Está Dios diciendo que va a decir exactamente estas palabras en algún momento futuro? ¡No! Él va a declarar el significado que está detrás de las palabras de Cristo. El significado es, sencillamente, que el Mesías (v. 2) es el Hijo unigénito de Dios. Dios declaró que su Hijo era el Mesías debido a la rebelión (v. 3) contra él. Los judíos rechazaron al Hijo de Dios y ultimadamente lo crucificaron, pero Dios declara la verdad sobre el asunto. ¿De que forma declaró Dios a su Hijo al pueblo de Israel?

Rom 1:1-4 Pablo, siervo de Jesucristo, llamado a ser apóstol, apartado para el evangelio de Dios, que él había prometido antes por sus profetas en las santas Escrituras, acerca de su Hijo, nuestro Señor Jesucristo, que era del linaje de David según la carne, que fue declarado Hijo de Dios con poder, según el Espíritu de santidad, por la resurrección de entre los muertos.

Salmo 2:7 se utiliza tres veces en el Nuevo Testamento. Éstos son los casos:

Hechos 13:32,33  Y nosotros también os anunciamos el evangelio de aquella promesa hecha a nuestros padres, la cual Dios ha cumplido a los hijos de ellos, a nosotros, resucitando a Jesús; como está escrito también en el salmo segundo: Mi hijo eres tú, yo te he engendrado hoy.

Lo mismo que vimos en Romanos 1:4.

Hebreos 5:5 Así tampoco Cristo se glorificó a sí mismo haciéndose sumo sacerdote, sino el que le dijo: Tú eres mi Hijo, Yo te he engendrado hoy. Como también dice en otro lugar: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec.

Dios glorificó a Cristo mediante la resurrección y le posicionó para que comenzara su ministerio como Sumo Sacerdote. Observe: "El que le dijo". Ahora tenemos evidencia de que en algún momento en el tiempo Dios literalmente dijo: "Mi hijo eres tú, hoy te he engendrado". Ese momento en el tiempo podría ser de vuelta en la eternidad "en el principio" porque Dios nunca dijo esto durante la resurrección. Lo único que declaró fue el significado de esta afirmación en la resurrección.

Hebreos 1:4-6  hecho tanto más superior que los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos. Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, yo te he engendrado hoy, y otra vez: Yo seré a Él Padre, y Él me será a mí Hijo? Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice: Y adórenle todos los ángeles de Dios.

El contexto de Hebreos, capítulo uno es ¿por qué es Cristo superior a los ángeles? Este tendría que ser el capítulo más ridículo en la Biblia si Cristo fuera el Señor Dios Todopoderoso en  personalidad. Ahora bien, si el capítulo intenta demostrar que Cristo es Dios por naturaleza, porque tiene por herencia “más excelente nombre que ellos", entonces todo tiene sentido. Debido a que Cristo es Dios, por naturaleza, Él es por lo tanto, superior a los ángeles. Dios nunca ha dicho a ninguno de los ángeles "Tú eres mi Hijo, hoy te he engendrado", pero está claro que a Cristo sí se lo dijo. Esta es la razón por la cual a Cristo (2) "constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; (3) el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas.”

Después de la resurrección Cristo fue exaltado a la diestra de Dios sencillamente porque Él es el Hijo de Dios y Él  "alcanzó por herencia más excelente nombre que ellos." A su regreso al cielo Dios restableció a Cristo al lugar que le corresponde y dijo: "Adórenle todos los Ángeles de Dios”.

Mientras entra al cielo, los ángeles se apresuran a rendirle homenaje, pero con un ademan, él les detiene, y entrando a la presencia de su Padre hace la petición: "Padre, quiero que los que me has dado, estén también conmigo donde yo estoy, para que vean mi gloria, la gloria que me has dado; porque me has amado desde antes de la fundación del mundo.” ¿Cuál es la respuesta del Padre? – “Adórenle todos los Ángeles de Dios”. El pacto hecho antes de la fundación del mundo es renovado. La relación de Cristo con su Padre abarca a todos los que lo reciben por fe como su Salvador personal. Signs of the Times, 16 de agosto 1899 párr. 8}

En última instancia, hemos visto que el Salmo 2:7 tiene una conexión con la resurrección, pero, no está diciendo que la palabra "engendrado" en el versículo describe la resurrección. Sí, Cristo es el primogénito de entre los muertos pero también es el Hijo unigénito de Dios. Tenga en cuenta estos otros casos, cuando Dios declaró a su Hijo:

Y de repente vino una voz del cielo que decía: "Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia." (Mateo 3:17) y de nuevo en Mateo 17:05 Mientras él aún hablaba, una nube luminosa los cubrió ellos, y de repente se oyó una voz desde la nube, diciendo: "Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia."

La rebelión en el cielo hizo necesario que Dios declarara sobre su Hijo:

El Rey del universo convocó a las huestes celestiales a comparecer ante él, a fin de que en su presencia él pudiese manifestar cuál era el verdadero lugar que ocupaba su Hijo y dar a conocer cuál era la relación que él tenía con todos los seres creados. El Hijo de Dios compartió el trono del Padre, y la gloria del Ser eterno, que existía por sí mismo, cubrió a ambos. Alrededor del trono se congregaron los santos ángeles, una vasta e innumerable muchedumbre, “millones de millones”, y los ángeles más elevados, como ministros y súbditos, se regocijaron en la luz que de la presencia de la Deidad caía sobre ellos. Ante los habitantes del cielo reunidos, el Rey declaró que ninguno, excepto Cristo, el Hijo unigénito de Dios, podía penetrar en la plenitud de sus designios y que a este le estaba encomendada la ejecución de los grandes propósitos de su voluntad. El Hijo de Dios había ejecutado la voluntad del Padre en la creación de todas las huestes del cielo, y a él, así como a Dios, debían ellas tributar homenaje y lealtad. Cristo había de ejercer aún el poder divino en la creación de la tierra y sus habitantes. Pero en todo esto no buscaría poder o ensalzamiento para sí mismo, en contra del plan de Dios, sino que exaltaría la gloria del Padre, y ejecutaría sus fines de beneficencia y amor. Patriarcas y Profetas, p. 14

Una oferta completa se ha hecho, “porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito”, –no un hijo por creación, al igual que los ángeles, ni un hijo por adopción, como es el pecador perdonado, sino un hijo engendrado en la imagen misma de la persona del Padre, y en todo el resplandor de su majestad y gloria, uno igual a Dios en autoridad, dignidad, y perfección divina. En él habitó corporalmente toda la plenitud de la Deidad. Ellen White, Signs of the Times, Mayo 30, 1895.

Las Escrituras indican claramente la relación que hay entre Dios y Cristo, y hacen resaltar muy claramente la personalidad individual de cada uno. “Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos. Porque ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi Hijo eres tú, yo te he engendrado hoy, y otra vez: Yo seré a él Padre, y él me será a mí hijo?” Dios es Padre de Cristo; Cristo es el Hijo de Dios. A Cristo ha sido dada una posición exaltada. Ha sido hecho igual al Padre. Todos los consejos de Dios están abiertos para su Hijo. Testimonios para la Iglesia, Tomo 8, Page 280

Creo que debe quedar claro que el Salmo 2:7 es un decreto eterno que Dios ha estado declarando desde la rebelión en el cielo. Su pueblo siempre se ha rebelado contra su Hijo y es exactamente lo que está sucediendo hoy día. Dios hará que el Salmo 2:7 vuelva a cumplirse al declarar que el Hijo del Hombre viene con poder y gran gloria con todos sus santos ángeles: (9)  Los quebrantarás con vara de hierro; Como vasija de alfarero los desmenuzarás. (10) Ahora pues, oh reyes, mostrad discernimiento; recibid amonestación, oh jueces de la tierra. (11) Servid a Jehová con temor, y alegraos con temblor. (12)  Besad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino, cuando se encendiere un poco su furor. Bienaventurados todos los que en Él confían.

Salmos 2:11 "Servid a Jehová con temor, y alegraos con temblor." (12) "Besad al Hijo." Estas son expresiones de adoración hebreas. Servir a Jehová con temor es adorar a Jehová , besar al Hijo es adorar al Hijo.

Tenga en cuenta Oseas 13:2: Después de hablar de Efraín adorando a Baal el versículo 2 dice: "Que los hombres que sacrifican, besen los becerros."

En definitiva, el Salmo 2 está vinculado con "el decreto" de Hebreos 1 en "Que todos los ángeles de Dios le adoren (besen)."

Si usted está leyendo este articulo en este momento, Dios le está declarando a usted que Jesús es Su Hijo.