Ven y descansa

Publicado Oct 19, 2016 por Robert J. Wieland En Pan de cada día Aciertos: 231

Estimados Amigos de "Pan de cada día"

 

Estoy seguro de que todos los que leen "Pan de cada día" están muy ocupados. Muchos de nosotros estamos luchando desesperadamente de mantener la nariz fuera del agua económicamente, tratando de hacer una vida decente, mantener a una familia, educar a nuestros hijos en las escuelas cristianas, pagar las cuentas (incluyendo las médicas y dentales), mantener el coche en marcha, todo eso, y al mismo tiempo tratando de cumplir con nuestros deberes de la iglesia. ¿Acaso Pablo no nos advierte que si no nos ocupamos de nuestra propia familia, somos peores que los infieles (1 Tim. 5: 8)? Con el fin de evitar la condena de Pablo de nosotros como "infieles", en muchos hogares el marido y la esposa salen a trabajar.

 

¿No sabe el Señor todo esto y entiende lo ocupados que estamos? ¿Cómo espera que nosotros equilibremos todas estas insistentes demandas de nuestro tiempo? Parte de la respuesta está en Proverbios 9: 1-6, donde la sabiduría es personificada como una mujer. Pero una buena evidencia nos dice que esto es una personificación de Cristo como el Espíritu Santo. ¡Escucha! Versos 1-3: se ha construido una hermosa mansión y preparó un banquete maravilloso de todos los mejores alimentos gourmet imaginables. El versículo 3, última parte: entonces ella sale a las calles principales de la ciudad y se encuentra en los lugares más destacados y clama a todos los hambrientos, ocupados, trabajadores, y las multitudes que pasan buscando el placer, "Ven a Mi banquete, a disfrutar de mi comida gourmet. ¡Está todo listo para usted! ¡Solo tiene que venir! “(v.5).

 

No se puede conducir por la autopista sin ver todos los grandes carteles por todas partes anunciando esto o aquello. Los expertos nos dicen que una empresa debe anunciarse a fin de sobrevivir. ¿Se está anunciando Dios? ¡Proverbios 9 dice que sí! No se puede pasar un día sin escuchar ese grito en los cruces más concurridos de la ciudad - "Ven, disfruta de mi banquete"

 

¿En serio, que Dios te ama tanto? ¿O es el lugar de su "negocio" algún diminuto agujero en un lado oscuro en la pared en alguna calle desconocida que no se anuncia? ¿Acaso Él te deja solo, ocupado, inundado en todo el ajetreo de tú vida que debes atender, y solo te dice, "lo tomas o lo dejas”, y si no lo tomas, “peor para usted"? NO, Proverbios 9 nos dice que el Espíritu Santo está gritando en sus orejas día a día; ven, disfruta de su banquete. "Venid a mí", dice Jesús, y "descansa" (Mat. 11:28).

 

--Robert J. Wieland

 

Desde el "Dial Daily Bread" Archivo: 9 de noviembre de 1997.

Copyright © 2014 por "Dial pan de cada día."