Un asunto vital - 7 - El origen de los modelos inherentes de fuente de vida

Publicado Nov 06, 2012 por Adrian Ebens En Un asunto vital Aciertos: 785

7. El origen de los modelos inherentes de fuente de vida

a. El árbol del conocimiento

En el capítulo 2 vimos tres modelos diferentes de fuente de vida, y mostramos que la mayoría de las personas en el mundo han adoptado un modelo de fuente de vida inherente, de una variación u otra. Simplemente como repaso, mostraremos cada uno de estos modelos una vez más:

Modelo 1

El hombre tiene una fuente de vida inherente (la divina) que se origina de sí mismo.

EL HOMBRE ES DIVINO

Modelo 2

El hombre recibe una fuente de vida de parte de Dios (lo divino) que el hombre posee dentro de sí mismo.

EL HOMBRE ES INMORTAL

Modelo 3

El hombre recibe la vida a través de una relación con Dios (lo divino), fuera de sí mismo.

EL HOMBRE ES MORTAL

En este capítulo examinaremos los orígenes de los modelos de fuente de vida independientes desde una perspectiva bíblica. Recordarás que en el capítulo 3 identificamos al Modelo 3 como el que refleja lo que la Biblia enseña, y también como el modelo más favorable para construir un fuerte sistema de relaciones, porque sólo en este modelo es donde las relaciones se tornan verdaderamente vitales. Cada persona es completamente dependiente de aquella única fuente de vida que sólo puede obtenerse a través de una relación. Ahora veamos la historia en la Biblia de la cual provienen los modelos inherentes de fuente de vida. Recordarás en nuestro último capítulo que Dios le dijo a Adán que no comiera del árbol del conocimiento del bien y del mal.

      Génesis 2:16, 17 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 17 mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

Podríamos preguntarnos, ¿por qué permitió Dios que existiera un árbol tal dentro del bello y perfecto jardín? ¿Por qué Dios permitió que existiera un símbolo de muerte, y que éste estuviera al alcance de Adán y Eva? Recordando que Dios es amor, (1 Juan 4: 7, 8) la única manera para que exista el amor es dando la oportunidad de escoger en contra de Dios. Si Adán y Eva no tenían la oportunidad de elegir en contra de Dios, entonces no podían en verdad experimentar el amor. El árbol del conocimiento era un símbolo de elección.

En obediencia al mandamiento “no comerás del árbol del conocimiento del bien y del mal”, Adán y Eva estaban demostrando su sumisión voluntaria a la vida que fluía desde el trono de Dios (Apocalipsis 22:1); estaban manteniendo su relación con él. El elegir comer del árbol significaba no estar ya más sometidos a Dios, sino romper la relación; y al romper la relación, la vida dejaría de fluir, y morirían – dejarían de existir. El proceso entero era bastante simple.

b. Los orígenes de la serpiente

Al irnos del capítulo 2 de Génesis al capítulo 3, vemos que ocurren una serie de eventos trágicos que hicieron sumir a este mundo en el pecado y la muerte.

      Génesis 3:1-6 Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? 2 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; 3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. 4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; 5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. 6 Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.

La historia introduce a una serpiente que aparentemente posee el don del habla. En segundo lugar, tenemos a Eva parada frente al árbol prohibido, sola. Sería lindo tener un poco más de narración para saber cómo ocurrieron estas cosas, pero la Biblia no nos cuenta. ¿Quién es esta serpiente? La Biblia nos lo dice claramente en el libro de Apocalipsis:

Apocalipsis 12:9 Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; …

La serpiente Antigua es el Diablo o Satanás, y él es un engañador. Por lo tanto, Satanás de alguna manera logra hacerse pasar por una serpiente, y le habla a Eva. Otra pregunta que debemos hacernos es, ¿de dónde salió Satanás? Si Dios creó todas las cosas, entonces, ¿creó Dios a Satanás? Estas son preguntas importantes que deben recibir respuesta si queremos llegar al fondo del asunto de donde provienen los modelos de fuente de vida.

Ezequiel 28:14-15, 17 Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. 15 Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad. 17 Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti.

Isaías 14:12-14 ¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. 13 Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; 14 sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.

Satanás, previamente llamado Lucifer, era el querubín ungido que estuvo en el santo monte de Dios. Era el ángel de más alta jerarquía en el cielo, donde estaba al lado de Dios. La Biblia dice: “Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado.” Por lo tanto Dios creó a Lucifer perfecto. Pero luego dice que la iniquidad o el pecado/maldad se encontró en él. ¿Qué era esta iniquidad que se encontró en Lucifer?

Se nos dice que el corazón de Lucifer se alzó debido a su belleza y esplendor. Es importante recordar que en el reino de Dios, sólo él tiene el poder de dar vida; todos los demás seres inteligentes pueden tener su vida únicamente mediante una relación sumisa con Dios. Lucifer tenía el claro ejemplo del Hijo de Dios de cómo deberíamos relacionarnos con el Padre. El Hijo de Dios no se jactaba de sus habilidades, gloria y esplendor; confiaba implícitamente en su Padre, descansaba en su amor y bendición, y ejecutaba fielmente sus órdenes.

Juan 5:30 No puedo yo hacer nada por mí mismo; según oigo, así juzgo; y mi juicio es justo, porque no busco mi voluntad, sino la voluntad del que me envió, la del Padre.

Juan 8:29 Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada.

Mateo 26:39 Yendo un poco adelante, se postró sobre su rostro, orando y diciendo: Padre mío, si es posible, pase de mí esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como tú.

c. El rechazo de la sabiduría

Sin embargo, Lucifer corrompió su sabiduría por amor a su esplendor. La verdad es que el rol del Hijo de Dios como un agente sumiso divino es la verdadera sabiduría de Dios. La Biblia hasta nos dice esto:

1 Corintios 1:24 … Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios.

El poder de Dios nos llega al seguir el ejemplo del Hijo de Dios, y esto es sabiduría. Proverbios lo dice de esta manera:

Proverbios 9:10 El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.

El temor significa someterse, respetar, tomar en serio. Un verdadero conocimiento de la sumisión de Cristo hacia el Padre es el conocimiento verdadero, y trae vida. Al rehusarse seguir el ejemplo del Hijo de Dios, Lucifer estaba rechazando la sabiduría de Dios; al rechazar a Cristo, se estaba cortando del único medio que le ayudaría a conocer cómo conectarse con la fuente de vida. En este sentido, Cristo es el verdadero árbol de la vida, del cual aquel plantado en el Edén era un símbolo. Pero Lucifer no quería seguir el ejemplo divino del Hijo de Dios; eligió comer del “árbol del conocimiento del bien y del mal”. Él quería tener el mismo rol que el Padre. El Padre no se sometía a nadie, no estaba bajo la autoridad de nadie, estaba en completo control, y esto es lo que quería Lucifer. Esta aspiración era blasfemia, y en verdad abriría las puertas para que el universo conociera el mal.

Al aspirar ser como Dios, él perdió de vista el hecho de que todo lo que tenía provenía de Dios. También olvidó que al rehusar someterse a la fuente de vida, estaba rechazando su único medio para encontrar valor. Como dijimos en el capítulo 4, “la gloria de los hijos son sus padres”. El Padre, a través de Cristo, había creado a Lucifer, y por lo tanto, Lucifer era un hijo de Dios por creación. Lucifer se había olvidado este importante principio:

Jeremías 9:23, 24 Así dice el SEÑOR: No se gloríe el sabio de su sabiduría, ni se gloríe el poderoso de su poder, ni el rico se gloríe de su riqueza; 24 mas el que se gloríe, gloríese de esto: de que me entiende y me conoce, pues yo soy el SEÑOR que hago misericordia, derecho y justicia en la tierra, porque en estas cosas me complazco, declara el SEÑOR. (La Biblia de las Américas)

Lucifer buscó encontrar gloria en su esplendor, en lugar de buscarla en conocer a Dios y estar bajo su bendición. Al rechazar a Cristo y su ejemplo, Lucifer olvidó que todas las cosas provienen, en última instancia, del Padre. Comenzó a creer que las cosas que había recibido eran cosas que él en realidad poseía en sí mismo. Aquí están las semillas del conocimiento del mal.

d. ¿Por qué se permitió que Satanás viviera?

Una pregunta que debe hacerse es: si toda la vida proviene de Dios, y Lucifer rechazó el medio para obtener esa vida, ¿Por qué no murió? ¿Por qué no dejó inmediatamente de existir? Primero, ya que Lucifer fue creado por Dios, él era uno de los hijos creados de Dios. Dios fue paciente con Lucifer mientras éste luchaba con la decisión de rechazar plenamente la autoridad de Dios o no. Como enseña la Biblia:

2 Pedro 3:9 El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.

En segundo lugar, si Lucifer hubiera muerto de repente sin que se le permitiera desarrollar sus ideas, habrían quedado dudas en los corazones de los demás ángeles en cuanto a si Lucifer tenía razón. Lucifer desafió el sistema de gobierno de Dios; desafió su ley y cuestionó el por qué necesitaban que el Hijo de Dios fuese una autoridad por sobre los ángeles. Lucifer razonó que eran lo suficientemente inteligentes como para guiarse sin la necesidad de ser conducidos por el agente sumiso divino. En los siguientes pasajes bíblicos, vemos evidencias de que se socava el rol del Hijo de Dios:

Juan 5:23 para que todos honren al Hijo como honran al Padre. El que no honra al Hijo, no honra al Padre que le envió.

 

Filipenses 2: 5-6 Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, 6 el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse.

 

1 Juan 2:23 Todo aquel que niega al Hijo, tampoco tiene al Padre. El que confiesa al Hijo, tiene también al Padre.

Como hemos dicho, Lucifer no quería aceptar la autoridad del Hijo de Dios. No quería honrarlo como honraba al Padre, y se rehusaba verlo como igual. Durante este tiempo de cuestionamientos en la mente de Lucifer, él convenció a un tercio de los ángeles de que tenía razón y de que él tenía mejor idea de cómo gobernar el universo.

Apocalipsis 12:3-4 También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas; 4 y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra.

Se nos dice aquí que el dragón o serpiente arrastró a la tercera parte de las estrellas del cielo. Las estrellas son una expresión de los hijos de Dios, y las estrellas provenían del cielo, lo que significa que eran ángeles.

Job 38:7 ¿Cuando alababan todas las estrellas del alba, y se regocijaban todos los hijos de Dios?

A Lucifer hubo que darle tiempo para desarrollar sus ideas de modo que el universo determinara cuál sistema era el mejor. Era la única manera para que las mentes inteligentes pudieran lidiar con las propuestas que estaba haciendo Lucifer. Muchas veces desearíamos poder simplemente aceptar lo que Dios dice y dejarlo allí, pero como todos sabemos, en casi todos los casos tenemos que aprender por nosotros mismos la verdad o falsedad de algo.

Así que Dios permitió que Lucifer desarrollara sus ideas al punto en el cual Lucifer sintió que podía tomar el control del universo. Su intención era destruir al Hijo de Dios, porque el Hijo era el único verdadero ejemplo de la sumisión divina a la fuente de vida del Padre. Si podía quitar a Cristo, podía quitar la base de la autoridad del Padre, y colapsar todo el sistema. ¿Cómo sabemos que Lucifer, ahora Satanás, quería destruir a Cristo? Cuando Jesús habló con los fariseos, les hizo el siguiente comentario revelador:

Juan 8:44 Vosotros sois de vuestro padre el diablo, y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira.

Desde el principio mismo, Satanás tuvo pensamientos de homicidio hacia Cristo. El deseo de los fariseos de matar a Jesús era simplemente un eco de lo que Satanás siempre había querido. Bien al principio, ninguno de los ángeles realmente sabía lo que estaba dentro del corazón de Lucifer, pero cuando Dios permitió que su Hijo viniera a este mundo a morir, los deseos de Satanás se revelaron plenamente. Así que comenzó la guerra.

Apocalipsis 12:7 Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles.

El nombre Miguel significa “Uno que es como Dios”; es otro nombre para el Hijo de Dios[1]. Como dijimos anteriormente en Filipenses 2:6, Cristo era “en forma de Dios”, o uno que es como Dios – sin embargo “no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse”.

Debido a que Satanás insistía con este tema y quería tomar el control, tuvo que ser quitado del cielo.

Apocalipsis 12:8 pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo.

En aquella guerra cada ángel tuvo que escoger a qué lado se uniría. Como dijimos, un tercio siguió a Satanás. Debe haber sido bastante convincente como para llevarse a tantos ángeles.

e. La creación del hombre provee respuestas para los ángeles.

Mientras todo esto sucedía, Dios siguió adelante con su plan de crear la tierra. Satanás había alzado preguntas acerca de la posición del Hijo de Dios, así que Dios diseñó una creación única y muy especial que ayudaría a explicar la relación entre él mismo y su Hijo. Luego de crear el ambiente, los peces, aves y animales, Dios le dijo a su Hijo:

Génesis 1:26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.

La relación entre el esposo y la esposa era una imagen de la relación entre el Padre y el Hijo, y ayudaría a contestar las preguntas que Satanás había postulado. Pablo declara esto al decir:

Romanos 1:19, 20 porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto [a los hombres], pues Dios se lo manifestó. 20 Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.

Pablo dice claramente que los atributos de la divinidad pueden verse en la creación, y el lugar más obvio es donde Dios dijo, “hagamos al hombre a nuestra imagen”. Como dijimos anteriormente, Eva es nuestro ejemplo terrenal de la sumisión hacia una fuente de vida designada. Su rol era una expresión vital de lo que el Hijo de Dios es para el Padre. Ésta era también una importante lección para los ángeles en el cielo.

1 Corintios 11:7-10 Porque el varón no debe cubrirse la cabeza, pues él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón. 8 Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, 9 y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón. 10 Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles.

El rol sumiso de Eva para con su esposo era una muestra vital de evidencia en la guerra en contra de Satanás y los principios de su reino. En tanto que Adán y especialmente Eva existiesen, ella sería, para el universo, un recordatorio continuo del principio de sumisión a la fuente de vida. Satanás tenía que dañar a Eva de alguna manera.

Parecería que Dios permitía que Satanás viniera a la tierra, pero sólo tenía acceso a Adán y Eva desde el árbol del conocimiento del bien y del mal. Al permitir esto, no se podía acusar a Dios de quitarles a Adán y Eva la oportunidad de escoger seguirlo, pero también era una oportunidad dada a Adán y Eva para que ellos mostraran su lealtad a Dios y se mantuvieran sumisos a él. Mientras evitaran aquel árbol, no habría problemas.

f. La humanidad adopta el sistema inherente de fuente de vida.

Ahora volvemos a esta trágica serie de eventos que introdujeron un modelo alternativo de sistema de vida. Recordamos que Satanás fue enaltecido debido a su belleza y esplendor, por lo tanto su visión de la vida era que le era inherente y que se originaba en uno mismo. Nota cómo Satanás presenta este concepto a Eva:

Génesis 3:1-5 Pero la serpiente era astuta, más que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho; la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto? 2 Y la mujer respondió a la serpiente: Del fruto de los árboles del huerto podemos comer; 3 pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. 4 Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; 5 sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal.

Satanás va directo al asunto que trata del poder de la elección – el árbol del conocimiento del bien y del mal. Entonces hace la pregunta: “¿realmente te ha dicho Dios que no puedes comer de este árbol?” Recibió la respuesta esperada, que comer del árbol quebrantaría la relación con Dios, y por lo tanto ocurriría la muerte. Esto era exactamente lo que Satanás quería que ella le dijera, lo que le daría la oportunidad de introducir su modelo de fuente de vida de poder inherente. Él dice, “en verdad no morirás”. Esta declaración es el origen del sistema inherente de fuente de vida. Satanás afirma claramente que no necesitas estar en cercana relación con Dios para seguir viviendo. Entonces hábilmente conecta la entrada a este nuevo sistema con el comer de la fruta del árbol.

El hecho es que, para creer que en verdad no morirás, tendrías que creer que eres un dios. El creer que uno posee su propia fuente de vida es admitir algún nivel de divinidad.

El comer del árbol era sellar esta creencia y hacer que Eva se transfiriese al nuevo reino. La nueva creencia necesitaba sellarse con una acción, y tristemente Eva realizó esa acción. La Biblia indica que Eva fue engañada a efectuar esta acción:

2 Corintios 11:3 Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.

Eva no se dio cuenta que al tomar la fruta y al creer que ella tenía una fuente de vida inherente, ella no sólo cortaba su relación íntima con Dios, sino que también ahora llevaba las semillas de un rechazo hacia el liderazgo de su esposo. Eva había recibido todo lo que era mediante su esposo, pero esta nueva creencia que venía de la serpiente cambiaría radicalmente su relación con Adán. En lugar de representar la sumisión de Cristo para con su Padre, ella ahora reflejaría la rebelión de Satanás hacia el Padre celestial. Satanás sintió que ahora había eliminado el principio de sumisión que reflejaba el reino de Dios en la tierra.

Si Eva podía ahora ser un agente para convencer o persuadir a Adán, entonces la fuente designada de vida humana estaría infectada de este modelo inherente de fuente de vida que niega el rol de Cristo hacia el Padre, y esto aseguraría que cada descendiente de Adán nacería con esa mentalidad.

Por supuesto que Adán inmediatamente captó la situación y comprendió sus implicancias. Al tomar la fruta y comerla, Adán voluntariamente rechazó la autoridad de Dios, y ahora contaminó el flujo de vida humana, asegurando que cada ser humano estaría infectado de la creencia de Satanás de que la vida es inherente y que no dependemos de nadie. Esta es la sustancia de lo que quiere decir Pablo cuando dice:

Romanos 5:12 Por tanto, como el pecado entró en el mundo por un hombre, y por el pecado la muerte, así la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron.

La raza humana ahora había perdido sus principios vitales de sumisión a la fuente de vida que fluye de Dios. Un poco más adelante examinaremos cómo el sistema de valores cambió, y cómo afectó a la raza humana.




[1] Hay varios textos que indican que Miguel es Cristo. 1 Tesalonicenses 4:16 dice que el Señor descenderá con voz de mando, con voz de arcángel. La voz de mando del Señor es la voz del arcángel. En Daniel 10:21 se refiere a Miguel como el Príncipe de Daniel. El único príncipe que tenemos como seres humanos es Cristo. Además, la palabra “ángel” significa mensajero, y Cristo es en verdad el mensajero supremo del Padre. Por lo tanto la palabra “ángel” no se limita a seres creados.