Maranatha Media: Spanish

Un asunto vital - 26 - La reunion familiar: la segunda venida (la roca)

Publicado Nov 06, 2012 por Adrian Ebens En Un asunto vital
805 Aciertos

26. La reunión familiar: la segunda venida (la roca)

Desde el momento en que Cristo ascendió al cielo luego de su crucifixión y resurrección, sus seguidores han esperado ansiosamente el cumplimiento de la promesa de su segunda venida. La segunda venida de Cristo se menciona más de 300 veces en el Nuevo Testamento. Es el momento que esperan todos los seguidores de Dios porque por primera vez en toda la historia humana, la familia humana entera estará junta, y no nos volveremos a separar jamás. Pablo nos dice que Cristo aparecerá por segunda vez para salvar a sus hijos.

Hebreos 9:28 así también Cristo fue ofrecido una sola vez para llevar los pecados de muchos; y aparecerá por segunda vez, sin relación con el pecado, para salvar a los que le esperan.

Jesús habló de su venida y del hogar que nos está preparando:

Juan 14:1-4 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. 4 Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino.

Cristo dijo, “vendré otra vez”. A veces hacemos promesas que no podemos cumplir debido a las circunstancias, pero las promesas de Cristo son seguras: se cumplirán, y si hay algo que es absolutamente cierto, es el hecho de que Cristo volverá un día a esta tierra.

a. La manera del retorno de Jesús

i. Un evento visible

Hay muchos que creen en la venida de Jesús, pero muchos están confundidos en cuanto a cómo sucederá realmente. Hay quienes creen que Jesús vendrá en forma secreta y privada, pero leamos detalladamente lo que dice Jesús:

Hechos 1:9-11 Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos. 10 Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas, 11 los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.

Este es el registro de la ascensión. Los discípulos lo vieron ascender, y los dos hombres de blanco (probablemente ángeles) dijeron que “este mismo Jesús” volvería de la misma manera. Los discípulos vieron a Jesús ascender con sus propios ojos. Fue un evento visible, por lo tanto su regreso no será un secreto, sino visible.

Mateo 24:30 Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria.

No sólo será visible para los hijos fieles de Dios, sino también para aquellos que rechacen a Dios. Prestemos atención a lo que dice el libro de Apocalipsis:

Apocalipsis 1:7 He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra harán lamentación por él. Sí, amén.

ii. Un evento glorioso

Cuando Cristo venga, habrá un brillo extremo. Nadie se lo va a perder.

Mateo 25:31 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria.

La Biblia habla de que el semblante de un ángel es como el brillo de un relámpago. ¿Puedes imaginarte el brillo de todos los ángeles, combinado con el brillo del Padre y el Hijo? Será imposible no verlo, y será maravillosamente radiante.

iii. Un evento que cambiará al mundo

Cuando Jesús venga, el mundo será dado vuelta.

Apocalipsis 6:14-17 Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. 15 Y los reyes de la tierra, y los grandes, los ricos, los capitanes, los poderosos, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes; 16 y decían a los montes y a las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos del rostro de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero; 17 porque el gran día de su ira ha llegado; ¿y quién podrá sostenerse en pie?

Cada isla y montaña será movida de su lugar. Este no es un evento secreto. Notemos también la profecía dada al rey Nabucodonosor:

Daniel 2:44-45 Y en los días de estos reyes el Dios del cielo levantará un reino que no será jamás destruido, ni será el reino dejado a otro pueblo; desmenuzará y consumirá a todos estos reinos, pero él permanecerá para siempre, 45 de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano, la cual desmenuzó el hierro, el bronce, el barro, la plata y el oro. El gran Dios ha mostrado al rey lo que ha de acontecer en lo por venir; y el sueño es verdadero, y fiel su interpretación.

Esta profecía nos dice claramente que cuando Jesús vuelva, no seguirá existiendo ningún gobierno terrenal. Éstos se romperán en pedazos, y la simiente de la mujer triunfará sobre la mentira de la serpiente.

b. Dios reclama a sus hijos fieles

La Biblia dice que cuando Jesús se acerque a la tierra, tendrá voz de mando, y todos los que hayan dormido creyendo en Jesús serán resucitados a la vida, y serán arrebatados para encontrarse con Jesús en el aire.

1 Tesalonicenses 4:16-17 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

Muchos han estado en sus tumbas durante cientos de años, pero ahora los fieles resucitan a la vida eterna. Algunos que viven en el tiempo del regreso de Jesús, y que por supuesto jamás han experimentado la muerte, son arrebatados en el aire con el Señor. Éstos ahora poseen vida eterna, y jamás experimentarán la muerte, y vivirán para siempre con el Padre y el Hijo.

Hay muchos que creen que Jesús vendrá otra vez a la tierra para obrar milagros y sanar a la gente, pero notemos que la Biblia dice que los justos serán arrebatados para encontrarse con el Señor en el aire. En otro texto Jesús comenta:

Mateo 24:30-31 Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. 31 Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.

Como segadores que juntan grano precioso, los ángeles reúnen al pueblo de Dios de la tierra.

c. Los hijos de Dios se conectan permanentemente con la fuente de vida

Como hemos señalado varias veces, el hombre no posee vida inmortal en esta tierra. Su vida depende, cada momento, de la dádiva de vida de Jesús, a favor del hombre. Cuando Jesús venga y la mentira de la serpiente muera, y no haya nada que nos aleje de Dios, el canal de vida nos fluirá permanentemente, directamente del trono de Dios. Viviremos para siempre.

1 Corintios 15:51-54 He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, 52 en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, a la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. 53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. 54 Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria.

Qué maravilloso pensamiento: vivir para siempre con nuestro maravilloso Dios, sin temor a la muerte, sin enfermedad, y sin la pérdida de seres queridos. Las relaciones jamás se romperán, y todos tendrán un perfecto amor y cuidado los unos hacia los otros.

La mentira de la serpiente habrá sido conquistada, y beberemos libremente de las aguas de una vida que fluye del trono celestial de Dios, y la ley de Dios será sellada permanentemente en nuestras mentes. Es interesante notar que es el símbolo de la fuente de vida el que se sella en nuestras mentes para asegurar que nunca nos volvamos a alejar, y que no caigamos en los terrores del pecado.

Apocalipsis 14:1 Después miré, y he aquí el Cordero estaba en pie sobre el monte de Sion, y con él ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de él y el de su Padre escrito en la frente.

El nombre del Padre es lo que se sella en nuestro pensamiento. Por siempre recordaremos honrar y dar gloria a él, siempre acordándonos que toda la vida fluye de él.