¿Quién fue Melquisedek?

Publicado Feb 24, 2016 por Adrian Ebens En Articulos Generales Aciertos: 437

[artículo original en Inglés publicado el 16 de Marzo de 2014]

Esta ha sido desde hace mucho tiempo una pregunta muy interesante. Me gustaría compartir contigo una breve historia, una carta, y algunas citas de Elena de White que pueden iluminarnos sobre este tema.

En una reunión de concilio del Colegio de Avondale, por el año 1893, estaban presentes los pastores Haskell, FLH Baker, GB Starr, sus esposas, la hermana White, y WA Colcord, quien era el editor de la edición australiana de la Señal de los Tiempos.

Pr. Colcord pidió permiso para poder leer algunos artículos respecto de la personalidad de Melquisedek. Todos escuchábamos mientras el leía y nos sorprendió que la Hermana White escuchara también, con aparente interés, dado que ella no solía escuchar escritos que presentaran opiniones divergentes.   

Mientras el Pr. Colcord leía, la Hermana White lo interrumpió, diciendo: ¨Pr. Colcord, si yo fuera Ud., no publicaría esos artículos¨. ¨¿Por que no?¨ preguntó. ¨Porque no están en lo correcto¨, le contestó.

Entonces el preguntó, ¨¿Quien es entonces Melquisedek?¨ Lo que fue dicho posteriormente es interesante. Está mencionado en el siguiente link:

http://sabbathsermons.com/2009/10/21/who-is-melchizedek/

Esto es lo que afirman en dicho link que Elena de White dijo:

Ella dijo, ¨Te voy a decir quien Melquisedek fue. El era el Espíritu Santo, la tercera persona de la Divinidad, que tomo la forma de humanidad y represento al Señor Jesucristo en esa generación¨.

La inclusión de las palabras ¨tercera persona de la Divinidad¨ no están en la carta original. Por favor mira la carta del Centro White a continuación.

Me pregunto quien agregó las palabras ¨tercera persona de la Divinidad¨. Elena de White deja en claro que Melchizedek es el Espíritu Santo, y esto se encuentra confirmado en la siguiente cita:

¨Fue Cristo el que habló mediante Melquisedec, el sacerdote del Dios altísimo. Melquisedec no era Cristo, sino la voz de Dios en el mundo, el representante del Padre. Y Cristo ha hablado a través de todas las generaciones del pasado. Cristo ha guiado a su pueblo y ha sido la luz del mundo. Cuando Dios eligió a Abrahán como un representante de su verdad, lo sacó de su país, lo separó de su parentela, y lo apartó. Deseaba modelarlo de acuerdo con el modelo divino. Deseaba enseñarle de acuerdo con el plan divino. No había de estar sobre él el modelo de los maestros del mundo. Había de ser enseñado en la forma de guiar a sus hijos y a su casa tras sí, que guardaran los caminos del Señor, que hicieran justicia y juicio. Esta es la obra que Dios quiere que hagamos. Quiere que entendamos cómo gobernar nuestras familias, cómo manejar a nuestros hijos, cómo dirigir nuestros hogares para que guarden el camino del Señor.¨ {1MS 479.2}

Si dejáramos en este punto podría llegar a la conclusión de que el Espíritu Santo es la tercera persona separada en la forma de Mequisedek. Miremos a continuación lo siguiente:

¨Mientras tanto, se les fue informado a las autoridades que Jesús se acercaba a la ciudad acompañado de una gran multitud de gente. Con temor salen a su encuentro, anhelando dispersar a la multitud por medio de su autoridad. A medida que la procesión se dispone a descender del Monte de las Olivas, es interceptada por las autoridades. Preguntan ellos a causa de quien y porque hay tan tumultuoso regocijo. Y a medida que ellos, con mucha autoridad, repiten su pregunta, ¿Quién es este?, los discípulos, llenos del espíritu de inspiración, son escuchados por encima del ruido de la multitud, repitiendo con elocuencia la secuencia de profecías que responden la pregunta.  Adán puede decirte, es la simiente de la mujer que herirá la cabeza de la serpiente. Pregúntale a Abrahán, y te dirá, es Melquisedek, Rey de Salem, Rey de Paz. Jacob te dirá, El es Siloh de la tribu de Judá. Isaías te dirá, Emanuel,  Admirable, Consejero, Dios fuerte, Padre eterno, Príncipe de Paz. Jeremías te dirá la Vara de David, el Señor, nuestra justicia. Daniel te dirá, El es el Mesías. Oseas te dirá, el es el Señor Dios de los ejércitos, Jehová es su nombre. Juan el Bautista te dirá, el es el Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. El gran Jehová ha proclamado desde su trono, Este es mi Hijo amado. Nosotros, sus discípulos, declaramos, Este es Jesús, el Mesías, el Príncipe de Vida, el Redentor del mundo.¨ SP 395, 396

En esta cita, Elena de White dice que Cristo es Melquisedek. ¿Pero acaso esto no crea una contradicción? No a la luz del siguiente pasaje:

¨Estorbado por la humanidad, Cristo no podía estar en todo lugar personalmente; por lo tanto, convenía a sus discípulos que él los dejase y fuese al Padre y enviase el Espíritu Santo como su sucesor en la tierra. El Espíritu Santo es El mismo despojado de la personalidad humana e independiente de ella. El se representaría a sí mismo como presente en todos los lugares por su Santo Espíritu, como el Omnipresente.¨ Manuscript Releases Volume 14, p. 23, 1895

Cuando entendemos que el Espíritu Santo es el Espíritu de Cristo entonces es el Espíritu de Cristo el que se reveló en Melquisedek. Es él mismo como Cristo diciendo ¨enviaré otro Consolador¨ y al mismo tiempo ¨vendré a vosotros¨.

Si el Espíritu Santo es una tercer persona separada entonces Elena de White se contradice en las citas anteriores. Cuando es entendido como el Espíritu de Cristo, todas las citas armonizan.