El Modelo Divino - 17 - La Piedra Angular

Publicado Oct 31, 2012 por Adrian Ebens En El Modelo divino Aciertos: 1,766

17. La Piedra Angular

En este libro hemos estado contemplando al modelo divino del Padre y el Hijo como se refleja en muchos aspectos de nuestras familias, comunidades e iglesias. Con sólo contemplar este modelo divino por fe a través de Cristo, seremos transformados a su semejanza tal como lo dice la Biblia.

2 Co 3:18 Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor.

Mientras algunos miembros de la sociedad obtienen posiciones que copian algunos aspectos de el papel del “de quién”, todos hemos de fijar nuestros ojos en el Hijo de Dios como el modelo principal del “por quién”, que deberíamos copiar para recibir la bendición del Padre. Por lo tanto el Hijo de Dios es la principal Piedra Angular, el primogénito de toda la creación, y podemos seguir ese Modelo. Es por esto que el principado será sobre sus hombros, para que Cristo sea el Padre Eterno de todos los que se someten al único Dios verdadero –el Anciano de días.

Esta es la razón:

Flp 2:9 Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre; (10) para que al nombre de Jesús, se doble toda rodilla; de los que están en el cielo, y en la tierra, y debajo de la tierra, (11) y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para la gloria de Dios Padre.

Ya que Cristo es la Piedra Angular de toda la creación, Satanás se esfuerza en estudiar cómo alterar nuestra percepción para hacernos modelar una imitación barata, sin valor, que parece similar a la Piedra original en muchos aspectos, pero que realmente es completamente diferente.

En el primer capítulo de este libro leemos:

La rebelión de Satanás introdujo conceptos e ideas que empañaron este modelo divino. Originalmente el orden del cielo era que Lucifer estuviese bajo la autoridad de Cristo quien estaba bajo la autoridad de su Padre. La Escritura nos dice cómo Satanás deseaba alterar el modelo divino.

Is 14:12 ¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones. (13) Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; (14) sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.

En estos textos vemos a un ser que no busca estar bajo la protección y el cuidado del modelo divino; más bien busca ser semejante, lo que significa parecerse, al Altísimo. A través de un astuto proceso Satanás ha engañado al mundo cristiano haciéndole ver que Cristo es exactamente igual al Padre. Así como el mundo cristiano adora a Dios a través de sus diversos credos, la entidad percibida como la segunda persona de la Divinidad, es en realidad una formulación de Satanás. Al presentar que Cristo es exactamente igual al Padre en todas las formas, Satanás confunde la mente humana a través de la ley de indiscernibilidad; lo que quiere decir que dos cosas poseen exactamente las mismas cualidades de tal manera que al separarlas, no se puede discernir la diferencia la una de la otra. Misteriosamente se vuelven una a través de la pérdida de su individualidad.

Satanás ha alterado la piedra angular del cristianismo de un Hijo que ha heredado todas las cosas de su Padre como un ser individual y distinto, a un ser que posee todas las cosas por sí mismo por virtud del hecho que él es parte de tres personas que son un solo dios. La diferencia entre estos se puede resumir así: un ser que viene en su propio nombre en vez de venir en el nombre de su Padre.

Jn 5:43 Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a ése recibiréis.

 La Piedra Angular bíblica se fija en la autoridad absoluta de su Padre para obtener dirección, consejo y bendición. No depende de sus poderes heredados que posee para que lo guíen, sino de Aquel que le concedió la herencia. Utiliza sus poderes según las indicaciones de su Padre. La piedra angular falsa está hombro a hombro con las otras personas divinas, confiando en sus propias cualidades divinas y ofreciendo consejo, dirección y recomendaciones al igual que los recibe. Obra de forma democrática en una colaboración de igualdad.

La Piedra Angular bíblica encuentra igualdad en la palabra de su Padre y en ella solamente. No estimó un robo ser igual a Dios, porque Dios ordenó que él debía ser igual al Padre. La piedra angular falsa halla igualdad en su edad, omnipotencia, poder, conocimiento y fuerza. No necesita la aprobación de las demás personas divinas, porque ya es igual a ellas basado en sus propios recursos.

¿Cuál piedra angular hemos estado modelando a lo largo de nuestras vidas? ¿Hallan las esposas igualdad con sus esposos basadas en la palabra del Padre, modelando a Cristo? ¿Están dispuestas, como él, a servir en sus puestos designados? Hombres, ¿sirven fielmente en su comunidad y su iglesia a sabiendas de que son iguales a otros hombres, como hermanos, y la vez sirven dentro del canal designado del “por quién”, siguiendo el modelo de Cristo?

¿Sobre cuál piedra angular está usted construyendo? ¿Sobre qué está su casa reclinada?

1 Pe 2:6-7 Por lo cual también contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; Y el que creyere en él, no será avergonzado. (7) Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que no creen, la Piedra que los edificadores desecharon, ha venido a ser la cabeza del ángulo.

Nuestro Padre ha establecido una Piedra Angular principal, y es esta Piedra la que hemos de modelar. Como lo dice la Escritura:

1 Cor 3:11 Porque nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, el cual es Jesucristo.

 La Biblia ha declarado enfáticamente que Jesús es nada más y nada menos que el divino Hijo de Dios por herencia.

Mt 16:15 Él les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? (16) Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. (17) Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. (18) Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.

Heb 1:3-4 el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, (4) hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos.

Jn 8:42 Jesús entonces les dijo: Si vuestro padre fuese Dios, ciertamente me amaríais; porque yo de Dios he salido[1], y he venido; pues no he venido de mí mismo, sino que él me envió.

 Observe como Jesús se refiere a los discípulos que lo seguían; vea la piedra angular que han escogido.

Jn 17:8 porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti[2], y han creído que tú me enviaste.

Sin embargo esta Piedra Angular es una roca de ofensa para muchos. Ellos no desean construir su casa sobre una roca que mira a otro ser como una autoridad absoluta sobre sí mismo. Prefieren construir sobre un ser que es igual por su poder, talento, dones, y habilidades. Veamos las palabras de un académico adventista sobre este punto:

Muy pronto veremos que la concepción monárquica de la trinidad se refleja especialmente en la estructura jerárquica de la Iglesia Católica, donde el papa actúa como el representante oficial de Dios en la tierra, investido con poderes especiales para gobernar a la iglesia. El resultado de esta práctica monárquica es la sumisión pasiva de creyentes que no ejercitan sus dones espirituales dentro del cuerpo de Cristo. En contraste, el punto de vista bíblico sobre la trinidad como una comunión perfecta de los tres, da lugar a una comunidad de creyentes con una variedad de dones que son valorados y ejercitados como expresión de la comunión de la trinidad misma. Samuel Bacchiocchi –Endtime Issues Newsletter, No. 147 –“La importancia de la doctrina de la trinidad”.

¿Observó como el autor presentó la noción de una estructura jerárquica como la católica y la idea de un ser investido con poder sencillamente papal? Luego esto se contrasta con su comprensión de Dios, quién es una perfecta comunión de tres, y que se valoran el uno al otro debido a su variedad de dones. El concepto correcto de la Piedra Angular de poder conferido se fusiona con el sistema papal como una forma de dejar de lado a esa Piedra a favor de la falsificada, la cual encuentra valor en la variedad de dones poseídos por los miembros.

Esta es la nueva piedra angular del Adventismo. A medida que la iglesia decide modelarse a sí misma sobre esta nueva y perfecta comunión de tres, con una estructura relacional desmantelada, vemos que hay miembros que abandonan el principio de sumisión y buscan compartir sus dones en la iglesia para poder ser valorados y apreciados.

Si usted es simplemente un trabajador y sólo puede mantener una posición de diacono en la iglesia, entonces será menos apreciado que un hombre que es un anciano que predica y da estudios bíblicos. De la misma manera este hombre será menos valorado que el hombre que tiene un ministerio internacional y que predica el evangelio a todo el mundo. Por supuesto, ¡no podemos decir esas cosas abiertamente! “Tan sólo ejercemos dichas funciones por amor a la verdad”, y por ende todas nuestras reuniones de junta son dulces y llenas de un espíritu de sumisión y gracia, y nunca hay batallas por el poder ¿o sí las hay?

La nueva piedra angular del adventismo hace que las personas se modelen a sí mismas de una manera que muestran una urgente necesidad de ser parte de algún ministerio. El mundo necesita ser bendecido por sus dones, porque es de esta manera que el Jesús falso es valorado por el “Padre” y el “Espíritu” –debido a la variedad de dones.

La Piedra Angular bíblica es una roca de ofensa al espíritu de este mundo. La Piedra Angular bíblica no encuentra su valor en la variedad de sus dones sino solamente en la Palabra de su Padre. Por lo tanto Jesús es:

1 Pe 2:8 y: Piedra de tropiezo, y roca que hace caer, porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados.

Como pueblo fuimos destinados a creer en Jesús como el Hijo de Dios, pero como nuestra iglesia ha tropezado con la Palabra y se ha vuelto desobediente, Jesús declara:

Lc 20:17-18 Pero él, mirándolos, dijo: ¿Qué, pues, es lo que está escrito: La piedra que desecharon los edificadores Ha venido a ser cabeza del ángulo? (18) Todo el que cayere sobre aquella piedra, será quebrantado; mas sobre quien ella cayere, le desmenuzará.

Aquellos que contemplan al Hijo unigénito y caen sobre esta roca están permitiendo que sus corazones duros se rompan y sean suavizados, cambiados y moldeados a la imagen del divino Hijo.

Así que tenemos ante nosotros la verdadera Piedra Angular que viene en el nombre de su Padre y está completamente bajo su autoridad. Pero tenemos otro que se llama a sí mismo el “hijo del padre” (Barrabás)[3] y sin embargo viene en su propio nombre como un ladrón y un asaltante.[4] ¿A quién escogerá usted, a Cristo o a Barrabás?

Construyamos sobre la Piedra Angular que heredó todas las cosas de su Padre y aprendamos como Jesús, a descansar en la bendita autoridad del Padre, en su provisión y protección.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



[1] Concordancia Strong: exérjomai; de 1537 y 2064; salir (lit. o fig.): –partir, proceder, salir, entrar, escapar, extender, llegar, adelantar, apartar, difundir.

[2] Exérjomai. La misma palabra usada en Juan 8:42 –“salir.” El uso de la palabra no puede significar solamente “abandonar la presencia de” ya que esto se aborda en el resto del versículo “y han creído que tú me enviaste.” Exérjomai siempre significa “salir de.” Esto revela la referencia que hace Cristo de ser unigénito, o de haber salido del Padre.

[3] Barrabás = “hijo de un padre o amo.” Thayer's Greek-English Lexicon. [Thayer’s dictionario griego-inglés Lexicon]

[4] Barrabás había pretendido ser el Mesías y había actuado con gran maldad… Un contraste de lo más sorprendente se marcaba entre ambos. Barrabás, de un carácter notorio, había hecho cosas maravillosas por medio de los agentes satánicos. Afirmaba contar con poderes religiosos y con el derecho a establecer un nuevo orden distinto... Este falso Cristo reclamaba lo mismo que Satanás en el cielo: el derecho a todo. Cristo en su humillación era poseedor de todas las cosas. En él no había tinieblas... Manuscript 112, 1897.