Maranatha Media: Spanish

El Modelo Divino - 8 - El origen y el impacto de los sistemas de valor basados en el desempeño

Publicado Nov 06, 2012 por Adrian Ebens En Un asunto vital
911 Aciertos

8. El origen y el impacto de los sistemas de valor basados en el desempeño

Antes de continuar, repasemos brevemente lo que vimos en los capítulos 5 y 6. En el capítulo 5 examinamos el hecho de que nuestro valor deriva directamente de Aquel que nos da la vida. El punto fuente original es nuestro Padre en el cielo. En el capítulo 6 vimos que la vida fluye mediante su Hijo sumiso, para que la autoridad del Padre siempre sea reconocida por el Hijo, quien es el ejemplo, para el universo entero, de cómo conectarse con la vida del Padre.

También vimos que este modelo celestial tiene su réplica en la tierra a través de la relación entre el marido y la mujer. La sumisión de la esposa establece la autoridad de su esposo, quien es el canal, designado por Dios, para la fuente de vida. La sumisión de ella también es un ejemplo vital a sus hijos de cómo mantenerse conectados al canal de vida que fluye a través del padre. Como el padre representa la fuente de vida, él también es la fuente o semilla de bendición y valor. Proverbios 17:6 refleja esto cuando dice:

Proverbios 17:6  Corona de los ancianos son los hijos de los hijos, y la gloria de los hijos son sus padres. (La Biblia de las Américas)

Vimos algunos ejemplos de la añoranza de un hijo por su padre. Una vez más, aquí hay dos ejemplos.

Paul escribió:

Pa, te extraño todos los días y deseo tanto que pudiéramos volver a hablar. Perderte me ha hecho cuestionar quién soy y a dónde estoy yendo. ¿Podré ser el padre que fuiste tú? Fuiste el mejor y simplemente deseo que hubieras podido vivir más tiempo para ver mis logros y compartir conmigo ese gozo. Incluso un año después me dan ganas de tomar el teléfono y llamarte. Te amo.

 

La Princesa de Papá escribió:

Hola Papi, ¡espero que estés orgulloso de mí! Estoy muy feliz de que las cosas estén saliendo bien en la vida. El trabajo me es un poco abrumador, pero supongo que firmé el acuerdo para eso. Creo que estoy haciendo todas las cosas correctas y espero que apruebes. Te extraño. Te amo siempre, Princesa.

En el ejemplo de Paul, vemos que la pérdida de su padre le hizo cuestionar quién era; la relación padre-hijo impacta, en forma directa, nuestro sentido de identidad. También vemos el deseo de Paul de que su padre viera sus logros, además de ver que la Princesa de Papá espera y desea que su papá apruebe lo que está haciendo. En un sistema relacional, los logros no significan nada sin la aprobación de un padre o mentor. El reconocimiento y aprobación del padre es lo que hace que el logro sea valioso, porque sólo un padre puede otorgar valor a algo, ya que es la fuente de vida para el hijo.

a. El origen de la falta de valor

Cuando Satanás rechazó a su Padre celestial como la fuente de vida, y rechazó el ejemplo divino de la sumisión por parte del Hijo de Dios, destruyó todo concepto de valor relacional. Porque había sido creado por Dios, su corazón todavía añoraba que el Padre lo reconociera y aprobara sus esfuerzos, pero en su mente había forjado un camino que declaraba que la fuente de vida se originaba en sí mismo, y por lo tanto él tendría que crear su propio valor. Tendría que probarse a sí mismo continuamente de que era valioso. La intensidad de probarse a sí mismo se realza con el hecho de que nunca más escuchará al Padre decir, “este es mi hijo amado, a quien amo.”[1] Así nació el ciclo de la falta de valor: la batalla constante del añorar la aprobación de parte de la fuente de vida, y luego tratar de llenar esa añoranza con logros personales. Esto coloca a una persona en una posición en la cual debe continuamente validar su existencia. Vimos un poco de esta guerra en la vida de WR en el capítulo 1. Volvamos a escuchar lo que dijo antes de morir:

“Socorro, tengo miedo. ¡Oh, tengo miedo! No quiero perder.”

 

“Miedo de hablar en clase… Tengo que impresionar bien a los demás. Necesito demostrarme.”

 

“¡Miedo! Puesto allí por ti mismo… ¿No puedes hacerlo?”

 

“No te quedes estancado, sigue hacia adelante, mejora.”

“Necesito demostrarme, tengo que impresionar bien a los demás.” Esta es la herencia directa de rechazar el sistema de fuente de vida de Dios, y de creer que el valor proviene de los logros de uno. En resumen, Satanás es el autor de la falta de valor. Es la fuente de esto, y cuando Adán y Eva rechazaron el sistema relacional de Dios, heredaron esta falta de valor, y se la transmitieron a toda la raza humana.

El antídoto de Satanás para la falta de valor es el trabajo arduo, y luego el orgullo de lo que uno ha hecho. Por esto es que no hay descanso para los impíos, como dice la Biblia, porque uno tiene que esforzarse constantemente, probarse y luego regodearse y jactarse de sus logros, su posición, su educación o lo que sea que uno piensa que le da valor, en lugar de una relación directa con su Padre celestial. Nadie puede ganar todo el tiempo. Nadie puede estar en la cima todo el tiempo, así que la vida tiene sus momentos de orgullo y satisfacción, junto con largos períodos de esfuerzo, y muchos momentos de sentirse inútil. Podríamos ver este ciclo funcionando así:

self


Este mundo está lleno de evidencias de que la gente ha adoptado un sistema inherente de fuente de vida, que produce falta de valor. Para cada minuto que pasa en el mundo hoy, hay 37 intentos de suicidio,[2] porque sienten que morir es mejor que vivir, y que ellos fracasaron en demostrar su valor, tanto a los demás como a ellos mismos.

b. El impacto del modelo de sistema de vida sobre las relaciones y estructuras familiares

Es crucial comprender que las palabras que la serpiente pronunció a Eva en el jardín cambiaron radicalmente la relación entre Adán y Eva. En el sistema de la Biblia, Eva había recibido todos los ingredientes para la vida de parte de Adán, y luego fue formada por Dios. Este hecho creó una dependencia relacional de Eva hacia Adán. El segundo factor a considerar es que si Adán planeaba tener hijos y construir una nación familiar, él necesitaba a alguien que lo comprendiera y aun proveyera para él un ejemplo de sumisión que sería transmitido a sus hijos. Esta sumisión entonces habilitaría a los hijos para recibir su bendición, y les daría la simiente del valor. Adán no podía construir una familia relacional sin Eva.

Las palabras de la serpiente rompieron el sentido de dependencia de Eva hacia Adán. Al creer la mentira “de cierto no morirás”, ella ya no necesitaba el canal de bendición que fluía a través de él. El sentido de identidad de Eva se había desplazado de una posición de sumisión hacia Adán con igualdad relacional, a una posición exactamente igual a la de Adán. En lugar de que el valor fluyera a través del canal desde Dios, el valor provenía de ella misma. Cualquier consejo de parte de Adán podría ser visto como un ataque hacia la soberanía personal de ella, y como un recordatorio de que ella necesitaba ayuda, antes que un consejo sabio ofrecido para su beneficio.

8

Necesitamos recordar que este concepto de vida inherente es una mentira de Satanás, y que Eva todavía necesitaba emocionalmente la bendición y el liderazgo de su esposo. El conflicto entre sus pensamientos y sentimientos causaría confusión entre un sentido de necesidad de Adán y una creencia de su independencia de él. Esta es una confusión con la cual muchos hombres están familiarizados hoy, típicamente llamado el síndrome de “vete, ven aquí”.

Otro impacto de la mentira sobre la relación es que Adán ahora ha perdido a la única persona que puede actuar como la llave para recibir su bendición. Eva ya no desempeñaría un rol sumiso, sino que demandaría negociación sobre cada decisión, y mantendría el derecho de cuestionar cualquier decisión de Adán. Este ejemplo de Eva sería observado de cerca por sus hijos, y entonces lucharía al tener a sus hijos demandando negociación sobre cada decisión, reservándose el derecho de cuestionarla a ella.

Los hijos, al observar la relación entre sus padres y evaluarla subconscientemente, aprenden que la igualdad significa posición y poder. Los conceptos de dependencia, sumisión y bendición se tuercen, confunden y se callan; se ve socavada la gloria de los hijos.

Otro impacto sobre la relación es que cuando Adán escuchó la voz de su esposa y comió la fruta basándose en la sugerencia de ella, Eva en realidad se convirtió en la cabeza del nuevo orden mundial. Así como Adán había sido la cabeza visible para el canal de bendición de Dios, Eva se había tornado en la cabeza del nuevo reino de Satanás. Es digno de notar que en muchas religiones y culturas, lo femenino es visto como la deidad más alta.[3] Al responder a la sugerencia de Eva, Adán había cedido su posición de liderazgo, y se la había entregado a Eva. Como este sistema se basaba en el despliegue visible de poder en lugar de la recepción invisible de bendición, la mujer se tornaría un objeto de adoración y veneración, en muchos respectos, para el hombre. La veneración visible puede conectarse a la obsesión masculina con la pornografía, la obsesión con la forma femenina.

Sin embargo, como Eva, Adán estaba bajo la influencia de una mentira, y aun necesitaba emocionalmente el respeto de su esposa. Esta veneración por su esposa versus el respeto de parte de ella puede causar en los hombres un cambio de figura de un plácido niño a un hombre agresivo, dominante y defensivo.

9

Con la pérdida del valor de parte de su Padre celestial, y la pérdida del respeto de parte de su esposa, Adán está extremadamente vulnerable a ser muy defensivo en cuanto a sus decisiones. Una simple sugerencia, con ánimo de ayudar, de parte de la esposa a un esposo que siente la necesidad de respeto, podría abrir la puerta al Armagedón. Por otro lado, un hombre que siente la necesidad de someterse al liderazgo de su esposa podría hacer que ella se sintiera frustrada porque él siempre está esperando que ella tome la iniciativa. Las combinaciones de experiencias negativas que surgen de esta confusión que trajo la mentira se muestran en la tragedia de la historia humana. La así llamada simple y pequeña mentira de que se tiene vida en uno mismo ha diezmado los principios del reino de la familia de Dios. Si no fuera por la previsión de Dios para esta situación, la raza humana se hubiera exterminado en esta confusión, falta de valía y batalla por tener el control.

Como están las cosas, esta confusión deja tanto a hombres como mujeres sintiéndose despreciables, vulnerables, orgullosos, controladores y egoístas. Pienso que la mayoría de las personas pueden ser testigos de esto. Las estadísticas de depresión y suicidio también evidencian esta situación.

El punto clave de este capítulo es que:

1. Al cambiar la creencia acerca de dónde proviene la vida, se altera radicalmente nuestra identidad.

2. Este cambio de identidad corta con el vital canal de bendición que nos trae valor.

3. También confunde los roles dados por Dios de que los hombres provean bendición/ simiente y las mujeres muestren sumisión/ cuidado.

En breve exploraremos el registro bíblico de cómo esta estructura familiar confundida se ha manifestado en la historia humana y qué clase de estructuras familiares han surgido bajo este sistema. Pero antes de hacerlo, necesitamos observar la respuesta de Dios a la entrada de Adán y Eva al reino de Satanás.



[1] Mateo 3:17

[2] The Mind Game [El Juego de la Mente], por Phillip Day.

[3] Para más información sobre esto, estudia los cultos de Semíramis e Isis y la adoración a lo femenino sagrado.