EL REGRESO DE ELÍAS - Capítulo 8 – Impacto en las doctrinas

Publicado Jun 25, 2012 por Adrian Ebens En El regreso de Elías Aciertos: 3,261

Sección 3 – Implicaciones doctrinales del pensamiento basado en el rendimiento

Capítulo 8 – Impacto en las doctrinas

En esta sección vamos a ver una serie de enseñanzas que han sido afectados por el pensamiento basado en el rendimiento. Esta lista no es exhaustiva, pero cubrirá algunas de las áreas principales.[1]

A. El pilar central y el fundamento de nuestra fe: el Santuario

Nuestros pioneros adventistas consideraban a la enseñanza del santuario como el eje central de la comprensión de nuestra fe. Observe lo que Uriah Smith dice:

Como es tal vez natural, el enemigo de la verdad parece más persistente en tratar de perturbar y desestabilizar la mente en referencia al santuario, porque es la ciudadela de nuestra fortaleza (The Review and Herald, 5 de agosto de 1875).

Ellen White escribió:

La correcta comprensión del ministerio del santuario celestial es el fundamento de nuestra fe. (Carta 208, 1906).

El pasaje bíblico que más que ningún otro había sido el fundamento y el pilar central de la fe adventista era la declaración: “Hasta dos mil y trescientas tardes y mañanas; entonces será purificado el santuario”. (El conflicto de los siglos, p. 405).

Al igual que Dalila estaba decidida a encontrar el secreto de la fuerza de Sansón, así también Babilonia estaba decidida a encontrar la fuente de nuestra fortaleza y ??cortar nuestros hermosos rizos de pelo para dejarnos miserables, pobres, ciegos y desnudos. De hecho esto es lo que ella hizo. Las hijas de Babilonia nunca podrán entender la verdadera enseñanza sobre el santuario a causa de sus pilares fundamentales de la inmortalidad del alma (el hombre tiene el poder y la vida dentro de sí mismo), y la observancia del domingo (el hombre tiene el poder de cambiar la ley de Dios), los cuales intensifican el pensamiento basado en el rendimiento. Las hijas de Babilonia, mientras que profesan la justificación por la fe, no pueden vivir en el espacio entre el altar y el arca. Están satisfechas de permanecer en el altar de sacrificio y pasar por alto el arca de la alianza. Ellas prefieren “una expiación completa en la cruz” y no ven ningún beneficio, ni la necesidad de confiar en el ministerio sacerdotal de Cristo para llevarlos hasta el final entre los dos puntos. Ellos no pueden vivir con las enseñanzas de la expiación final, el juicio investigador, la perfección del carácter, y el cierre de la gracia. Todas estas enseñanzas fundamentadas en la doctrina del santuario requieren una base relacional o el pensamiento basado en el pacto para poder mantenerse en pie. Démosle ahora un vistazo a cada una de estas enseñanzas para ver por qué Babilonia no puede vivir con ellas.

El_Altar_vs_El_Arca

B. Expiación/expiación final/juicio investigador

Cuando el hijo pródigo se dio cuenta de su condición perdida, decidió volver con su padre. Percibió suficiente bondad en el corazón del padre para pensar que podía regresar, pero no lo suficiente para entender que iba a ser aceptado como un hijo, por eso dijo que pediría a su padre  que lo empleara como a uno de sus siervos (Lucas 15:19). Él no tenía la fe para creer que podría ser un hijo, pero sentía que podía ser aceptado como un siervo. El hijo pródigo era todavía un legalista en el fondo, él todavía estaba enfermo con el rendimiento basado en el pensamiento.

El_Nuevo_Siervo_vs._Hijo_-_6_-26_-_12

Cuando regresó a su padre, el padre le permitió expresar su inutilidad, pero antes de que el hijo le ofreciera su solución “Agar”[2] , el padre le echó los brazos al cuello y le dio la bienvenida como a un hijo. Él fue perdonado y reconciliado con el padre, que luego dio una fiesta de celebración. El ternero cebado proveyó el símbolo del sacrificio, haciendo expiación por el pecado del hijo.

La historia no nos dice si el hijo aceptó de buen grado su posición como un hijo reintegrado. Él venía con la intención de ser un siervo. Es posible que a pesar de que el padre lo aceptó como un hijo, el mismo principio que le hizo rechazar los ruegos de su padre para que se quedara la primera vez, también podría haberle causado a rechazar la aceptación de su padre como un hijo. La situación podría haber sido que el padre vio a su hijo como a un hijo, mientras que el hijo se veía como un siervo  debido a las cosas vergonzosas que hizo. Todavía no podía aceptar la filiación en su corazón. ¿Cómo podría resolverse esta situación?

Como una familia judía, habrían observado el día de la expiación en Jerusalén cada año dónde  una expiación final tomaba lugar para borrar los pecados. Mientras que el hijo fue  perdonado cuando llegó a casa, su pecado no fue borrado hasta el Día de la Expiación. El intervalo de tiempo entre el perdón (la expiación diaria) y el borramiento (la expiación final) le proveía al hijo la oportunidad de ver si el padre realmente lo había aceptado como su hijo y darse cuenta  de que su plan original para trabajar como siervo era innecesario.

Si el hijo no cree verdaderamente las palabras del padre entonces, en la brecha entre el perdón inicial (sacrificio en el altar) y el Día de la Expiación (juicio final), su pensamiento invisible basado en el desarrollo, se habría manifestado. Él habría estado plagado de dudas acerca de si sus esfuerzos para pagar su deuda eran suficientes para satisfacer a su padre. Hubiera tenido miedo o resentimiento del sarcasmo de su hermano. El tiempo transcurrido entre el perdón y el borramiento dio tiempo para validar el pensamiento basado en el rendimiento y para disipar sus temores acerca de la aceptación de su padre. Durante ese tiempo, tuvo la oportunidad de observar la verdadera naturaleza de su padre. A medida que aprendía a amar a su padre, obtuvo el valor para creer realmente que era de nuevo su hijo a pesar del mal que le había hecho a su padre. El día de la expiación ofrece una oportunidad para buscar los estratos invisibles del pensamiento basado en el rendimiento y deshacerse de ellos. ¡Gracias a Dios por el día de la expiación!

Un “hijo” que en el pasado había tenido la costumbre de salirse con la suya mientras sierve a su padre como un siervo, se vería perturbado por el Día de la Expiación. Actuando como un siervo, tratando de complacer a su padre, y todavía llevando la culpa de su pecado, él respondería a estos temores pecando aun más. Sin certeza de la filiación, él debería crear un concepto que le daría una sensación de seguridad -la seguridad que realmente se ofrece únicamente en una relación de filiación.

La doctrina de la predestinación,[3] que elimina la necesidad de un día de expiación, es lo que parece ofrecer la seguridad. De hecho, el hijo pródigo podría haber ampliado este enfoque con un concepto de la justificación forense que le aseguraría que él estaba justificado ante la cruz (el momento en que llegó a casa), que va tan lejos como para hacer de un juicio futuro una blasfema negación de la cruz, o él pudo simplemente haber creado una doctrina menos radical de justificación forense[4],  que redujera el día de la expiación a simplemente una extensión de su perdón original. Entonces él podría acallar su conciencia y no tener que hacer frente a ningún escrutinio. Podía seguir siendo simplemente un siervo.

El_amor_del_Padre

Pero qué triste para el hijo no ser capaz de aceptar simplemente el amor del padre y descansar en su seguridad. Entonces, habiendo buscado en su corazón para asegurarse a sí mismo de su relación, él podría ir, agradecida y humildemente, hasta el templo en el Día de la Expiación, creyendo en el amor y perdón de su padre y seguro de tener sus pecados y su culpabilidad borrados. La brecha entre la expiación diaria y la expiación final es una parte esencial del plan de Dios para escribir su ley en nuestros corazones. Esto no sólo prueba sino que nos proporciona la oportunidad de aprender a descansar en los brazos del Padre en frente al escrutinio y la creencia que en realidad hemos sido perdonados en todos los estratos de nuestro pensamiento.

Dios no nos prueba para aterrorizarnos, sino que Él nos ama y quiere que nos demos cuenta de las profundidades de nuestro pensamiento basado en el rendimiento. ¿Por qué? Porque sólo Él puede recibir hijos en su eterno reino. Los siervos están siempre tratando de demostrar su valía y al hacerlo, el enfoque en sí mismos bloquea el flujo del amor de Dios y provoca ansiedad, miedo y autodefensa que refleja los principios del Reino de Satanás.

Como adventistas del séptimo día nuestro fundamento fue establecido en la creencia que el evangelio del nuevo pacto se basa claramente en las sombras y los tipos de servicio del santuario del Antiguo Testamento. Observe la declaración de creencias sobre el santuario hecha en 1872:

Que el santuario del nuevo pacto es el tabernáculo de Dios en el cielo, del cual Pablo habla en Hebreos 8, y en adelante, del cual nuestro Señor, como gran Sumo sacerdote, es ministro; que este santuario es el antitipo del tabernáculo mosaico, y que la labor sacerdotal de nuestro Señor, relativo al mismo, es el antitipo de la labor de los sacerdotes judíos de la antigua dispensación. Hebreos 8:1-5; que este es el santuario para ser purificado al final de los 2300 días, lo que se denomina su purificación en este caso, como en el tipo, es simplemente la entrada del sumo sacerdote al lugar Santísimo, para terminar la ronda de servicios relativo al mismo, borrando y quitando del santuario los pecados que habían sido trasladados a él por medio de la ministración en el primer apartamento, Hebreos 9:22, 23; y que esta obra, en el antitipo, a partir de 1844, ocupa un espacio breve pero indefinido, cuya conclusión terminaría la obra de misericordia para el mundo. (Una declaración de principios fundamentales enseñada y practicada por los Adventistas del Séptimo Día, creencia # 10).

En 1887 Uriah Smith escribió un resumen de cinco puntos del santuario como lo entienden los adventistas del séptimo día:

  • Que el santuario y el sacerdocio de la dispensación mosaica representaban en sombra el santuario y el sacerdocio de la dispensación actual o cristiana (Hebreos 8:5)

 

  • Que este santuario y sacerdocio están en el cielo, pareciéndose al anterior, tal y como las cosas celestiales pueden parecerse a las terrenales (Hebreos 9:23, 24).

 

  • Que el ministerio de Cristo, nuestro gran sumo Sacerdote, en el santuario celestial está compuesto de dos grandes divisiones, como en el tipo; primero, en el primer apartamento o lugar santo, y segundo, en el segundo apartamento, o lugar santísimo.

 

  • Que el comienzo de su ministerio en el segundo apartamento está marcado por el gran período profético de los 2300 días (Daniel 8:14) y comenzó cuando esos días terminaron en 1844.

 

  • Que el Ministerio que él ahora está llevando a cabo en el segundo apartamento del templo celestial, es “la expiación” (Lev 16:17), la “purificación del Santuario” (Daniel 8:14), el “juicio investigador” (Daniel 7:10), “la consumación del misterio de Dios” (Rev. 10:7; 11:15, 19), que completará el trabajo de Cristo como sacerdote, consumará el plan de salvación, terminará el tiempo de gracia para los seres humanos, decidirá cada caso para la eternidad y llevará a Cristo a su trono de dominación eterna (Uría Smith, Questions on the Sanctuary (Preguntas sobre el santuario), The Reviewand Herald, 14 de junio de 1887; citado de The Sanctuary Doctrine [La Doctrina delSantuario], pp. 1, 2).

Es evidente en estas declaraciones que nuestro fundamento fue establecido sobre la creencia de que una expiación se estaba llevando a cabo en 1844 para borrar nuestros pecados. Ellen White lo  dice simplemente de esta manera:

Aunque la sangre de Cristo habría de librar al pecador arrepentido de la condenación de la ley, no anulaba el pecado; este queda registrado en el santuario hasta la expiación final; así en el símbolo, la sangre de la víctima quitaba el pecado del arrepentido, pero quedaba en el santuario hasta el día de la expiación. (Patriarcas y profetas, p. 325)

Cuando Cristo, el mediador, rompió las bandas de la tumba y ascendió a lo alto para interceder por los seres humanos, primero ingresó al lugar santo donde, en virtud de su propio sacrificio, hizo una oferta por los pecados de los hombres. Con intercesión y ruegos él presentó ante Dios las oraciones y el arrepentimiento y la fe de su pueblo, purificados por el incienso de sus propios méritos. A continuación él entró al lugar santísimo, para hacer una expiación de los pecados del pueblo y para purificar el santuario. Su obra como sumo sacerdote finaliza el plan divino de redención, al llevar a cabo la expiación final por el pecado (Manuscritos Liberados, vol. 10, p. 157).

Declaraciones como éstas han confundido a otras iglesias en el pasado y les llevó a creer que no creemos en la expiación de la cruz. Esto es completamente falso. Tenga en cuenta lo que Ellen White escribió:

Después de la caída de Adán, Jesús comenzó la obra de la redención del hombre. A cada paso, su sacrificio fue perfecto; porque él pudo hacer una expiación completa del pecado. (Youth Instructor, 14 de junio de 1900).

¿Por qué hay tal dificultad en ver la expiación como un proceso que abarca la cruz y la obra de Cristo en el santuario? La palabra “expiación” fue una palabra acuñada por William Tyndale para expresar reconciliación. La expiación es el proceso de restablecimiento de la relación entre Dios y el hombre. Es de vital importancia cuando se considera el concepto de expiación que nos preguntemos a nosotros mismos, “¿Está nuestra visión de la expiación basada en el rendimiento o basado en las relaciones?” ¿Qué quiero decir con esto?

Podríamos mirar el sacrificio de Cristo como una obra que Dios requería que se pagara para simplemente arreglar lo que el hombre había hecho, para cubrir sus errores. Un concepto de la expiación basado en el rendimiento podría fácilmente centrarse en el acto de Cristo en la cruz como un proceso ritualista para satisfacer al Padre por  los pecados de la humanidad. Una obra  que sería realizada y completada y una vez hecha, quedaría todo terminado. Algunos aspectos de la teología protestante dan la impresión que la expiación es esencialmente eso, una obra que sería terminada para la satisfacción de la voluntad divina.

Pero la expiación, colocada en el contexto de un sistema basado en las relaciones, se centra en todo el proceso de una relación restaurada de principio a fin. ¿Cómo restaura la cruz esa relación? La cruz revela el inmenso amor de Dios y expone las mentiras de Satanás acerca de Dios. También revela la maldad del corazón del hombre, al matar al Salvador del mundo. La base de la reconciliación implica la restitución de las identidades correctas de Dios y el hombre. La cruz es la más poderosa demostración del corazón del padre por sus hijos. Nos dice que él estaba dispuesto a renunciar a todo, incluso a su propio hijo, con tal de recobrarnos. La revelación de tal amor es el centro de poder de la expiación. El confronta a la raza humana con la realidad del verdadero carácter de Dios.

La expiación hecha en la cruz es la manifestación objetiva de la aceptación de Dios de nosotros, así como el padre corrió hacia su hijo pródigo y lo abrazó. La expiación en el santuario implica el proceso subjetivo de abrazar plenamente esa aceptación y creer verdaderamente que somos hijos e hijas de Dios. La expiación basada en el rendimiento, vista a través de un lente protestante, no ve necesidad del elemento subjetivo de la expiación. Se contenta con aceptar el punto de vista del ritual de la aceptación con Dios. No siente necesidad de esa búsqueda subjetiva del corazón y por lo tanto rechaza la expiación basada en el santuario.

Nuestros pioneros establecieron una plataforma sólida para la doctrina de la expiación. Aunque hubo quienes trataron de empujar la expiación hacia el ministerio del lugar Santísimo solamente, el liderazgo abrazó ambos aspectos de la expiación, la cruz y el santuario.[5]

Mientras que la iglesia estableció una plataforma sólida, vivir las realidades de esta doctrina en un contexto relacional, ha sido una lucha. Durante el período de 1852[6] hasta 1888[7], Ellen White había expresado que la iglesia estaba en Laodicea y que había perdido su primer amor. Prevaleció un espíritu de debate entre muchos ministros, y a menudo los sermones eran tan secos como las colinas de Gilboa.[8]

El mensaje de 1888 desafió a la iglesia a captar la realidad relacional de la expiación y a reconciliarse con Dios y abrazar plenamente su justicia. La Iglesia luchó para aceptar el mensaje,[9] y para 1920 la iglesia fue influenciada por el ascenso del fundamentalismo que estaba barriendo al  a las iglesias Protestantes a través de Norteamérica.[10] Durante la época de los años 1930 y 1940, Andreasen desarrolló su concepto sobre la generación final en el contexto del Día de la Expiación. El énfasis de Andreasen sobre la superación del pecado y la perfección de los  santos en el contexto del Día de la Expiación, aumentó el peligro del pensamiento basado en el rendimiento en relación con el juicio investigador.[11] El punto de vista de Andreasen movió a la Iglesia fuertemente hacia la derecha y la tensión  se acrecentó hasta el lanzamiento del libro Preguntas sobre Doctrina. Mientras que el libro Preguntas sobre Doctrina recentró a la iglesia sobre la cuestión de la expiación, las condiciones en las que el libro fue creado envolvió a la iglesia en controversia, una controversia que aún no ha sido resuelta por la iglesia.[12]

El fuerte énfasis en la expiación final de Andreasen colocó tal presión sobre la iglesia que en un intento de corrección, la plataforma doctrinal desarrollada por hombres como Desmond Ford sobrecorrigió hasta el punto de una completa negación del mensaje del juicio investigador. El mensaje de Ford estuvo fuertemente influenciado por el pensamiento evangélico, que siempre lucha con el concepto de expiación de un Santuario.

La doctrina de la justicia justificación por la fe, expresada por la fe protestante, está sustentada por la inmortalidad del alma y refuerza la mentira de la serpiente de una fuente de vida interna. Tal justificación no puede tolerar el escrutinio del lugar Santísimo. No puede entrar a ese apartamento. Su nivel de penetración de las Escrituras no es lo suficientemente profundo como para captar estas doctrinas en un marco lógico. El falso sistema del origen de la vida de los protestantes inadvertidamente les provoca a ellos el rechazo de cualquier evaluación o investigación de la filiación completa. Sin saberlo, en el fondo permanecen como un pródigo legalista en su corazón y cambian el evangelio para poder permanecer como siervos. Así, inconscientemente, buscan ganar su salvación, aun cuando catalogan, con toda razón, a esos esfuerzos de obedecer como imposibles.

Slide1

Durante mi formación en teología, se me dijo que la expiación final /el juicio investigador era algo que sería esencialmente sólo un ritual de cinco minutos; que el centro de la expiación, después de todo, se encontraba en la cruz. Aprecie el hecho de que mi profesor intentó aferrarse a cierto sentido de la doctrina del juicio investigador, pero me parece que ese punto de vista es una reacción al pensamiento basado en el desempeño desarrollado por el énfasis de  Andreasen sobre la última generación. Yo siento un inmenso sentimiento de tristeza por nuestra iglesia. Un enfoque relacional de la expiación (tal como se expresa a través de la historia del hijo pródigo) no ve ningún conflicto entre la cruz y la expiación del santuario. Creo que un énfasis relacional habría salvado las distorsiones de derecha e izquierda de hombres como Andreasen y Ford.

El legado de nuestra iglesia es que hoy muchos de nuestros miembros tienen poca o ninguna idea sobre la diferencia entre el perdón y el borramiento de los pecados. Lamentablemente, muchos adventistas cantan con otros evangélicos que cuando Jesús murió, él arrojó nuestros pecados en las profundidades del mar, en lugar de transferirlos al cielo, quitándole al alma la preciosa búsqueda del día de la expiación, que podría revelar el pensamiento por rendimiento defectuoso y deshacerse de él.

Muchos adventistas del séptimo día rechazaron este cambio y la lista actual de creencias fundamentales indica que es una obra de expiación en el contexto de un juicio investigador. La creencia fundamental es bastante imprecisa sobre la obra del juicio. Aquí está la declaración:

24. El ministerio de Cristo en el santuario celestial. Hay un santuario en el cielo, el verdadero tabernáculo que el Señor erigió y no el hombre. En él Cristo ministra en nuestro favor, para poner a disposición de los creyentes los beneficios de su sacrificio expiatorio ofrecido una vez y para siempre en la cruz. Llegó a ser nuestro gran Sumo Sacerdote y comenzó su ministerio intercesor en ocasión de su ascensión.

Slide2

En 1844, al concluir el período profético de los 2.300 días, entró en la segunda y última fase de su ministerio expiatorio. Esta obra es un jucio investigador que forma parte de la eliminación definitiva del pecado, tipificada por la purificación del antiguo santuario hebreo en el día de la expiación. En el servicio simbólico el santuario se purificaba mediante la sangre de los sacrificios de animales, pero las cosas celestiales se purificaban mediante el perfecto sacrificio de la sangre de Jesús. El juicio investigador pone de manifiesto frente a las inteligencias celestiales quiénes de entre los muertos duermen en Cristo y por lo tanto se los considerará dignos, en éI, de participar de la primera resurrección. También aclara quiénes entre los vivientes están morando en Cristo, guardando los mandamientos de Dios y la fe de Jesús, y en éI, por lo tanto estarán listos para ser trasladados a su reino eterno. Este juicio vindica la justicia de Dios al salvar a los que creen en Jesús. Declara que los que permanecieron leales a Dios recibirán el reino. La conclusión de este ministerio de Cristo señalará el fin del tiempo de prueba otorgado a las seres humanos antes de su segunda venida (Hebreos 8:1-5; 4:14-16; 9:11-28; 10:19-22; 1:3; 2:16, 17; Daniel 7:9-27; 8:13, 14; 9:24-27; Números 14:34; Ezequiel 4:6; Levíticos 16; Apocalipsis 14:6, 7; 20:12; 14:12; 22:12). Iglesia Adventista del Séptimo Día. [Consultado en Junio 24, 2012] http://www.unionsur.org.mx/index.php?option=com_content &view=article&id=54&Itemid=83.

Esta declaración realmente no establece si el juicio comenzó en 1844 o si simplemente le fue revelado a inteligencias celestiales algo que ya se había hecho. No menciona explícitamente los libros de registro y la obra que toma lugar al revisar los registros, aunque muestra a Daniel 7:9-27, el cual incluye este concepto. ¿Por qué la vaguedad? Observe la siguiente declaración transparente de El conflicto de los siglos, que aparece en el libro Preguntas sobre doctrina en el capítulo sobre el remanente:[13]

A medida que los libros de los recuerdos se van abriendo en el juicio, las vidas de todos los que hayan creído en Jesús pasan ante Dios para ser examinadas por él. Empezando con los primeros que vivieron en la tierra, nuestro Abogado presenta los casos de cada generación sucesiva, y termina con los vivos. Cada nombre es mencionado, cada caso cuidadosamente investigado. Habrá nombres que serán aceptados, y otros rechazados. En caso de que alguien tenga en los libros de recuerdos pecados de los cuales no se haya arrepentido y que no hayan sido perdonados, su nombre será borrado del libro de la vida, y la mención de sus buenas obras será borrada de los registros de Dios. El Señor declaró a Moisés: “Al que haya pecado contra mí, a este borraré de mi libro”. (V.M.) Y el profeta Ezequiel dice: “Mas cuando el justo se volviere de su justicia y cometiere la iniquidad, […] ninguna de sus justicias que ha hecho será traída en memoria,” Ezequiel 18:24 (p. 483).

Esta declaración indica claramente que Dios comenzó la obra del juicio cuando los libros se abrieron en 1844. Dios no revela o manifiesta algo que Él ya ha realizado.

Si la obra del juicio comenzó en 1844, entonces los casos de cada hombre y mujer no se deciden sino desde ese punto en adelante. Este hecho crea una increíble incertidumbre en todos los que desean permanecer siervos pero que no creen verdaderamente que son hijos de Dios. Muchos han dicho que esta enseñanza le quita certeza a la salvación. ¡Seguro que sí! ¡Para aquellos que no están seguros en su filiación con Dios! Esa es la cuestión, ayudarlos a descubrir si realmente creen que son hijos de Dios y que son aceptados. Varios teólogos adventistas han atacado el juicio investigador para socavar la certeza de la salvación. ¿Por qué no dicen con David, “el Señor no lo dejara de la mano, ni le condenará cuando lo juzgue” (Salmo 37:33)? ¿Cuando nos daremos cuenta que para muchas personas en nuestra iglesia el pilar central está faltando? Tal es el resultado del pensamiento basado en el rendimiento.

C. La Naturaleza de Cristo

La doctrina de la naturaleza de Cristo ha sido una fuente de gran controversia en la Iglesia Adventista, especialmente desde la publicación del libro Preguntas sobre Doctrina. Ya que se han escrito muchos libros sobre el tema, les referiré a ustedes esos libros para investigaciones posteriores. Aquí hay una lista de lectura recomendada:

  • Camino Consagrado a la Perfección Cristiana,  por A.T. Jones
  • Boletín de los Sermones de la Conferencia General de 1895, por A.T. Jones
  • Cristo y su Justicia, por E. J. Waggoner
  • The Theology Crisis,[14] por Leroy Moore
  • Questions on Doctrines Revised, por Leroy Moore
  • Touched with our Feelings, por J. R. Zurcher

Mencionaré brevemente de las Escrituras, Espíritu de Profecía y de nuestros pioneros, los siguientes puntos:

Así que, por cuanto los hijos participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo, para destruir por medio de la muerte al que tenía el imperio de la muerte, esto es, al diablo, y librar a todos los que por el temor de la muerte estaban durante toda la vida sujetos a servidumbre. Porque ciertamente no socorrió a los ángeles, sino que socorrió a la descendencia de Abraham. Por lo cual debía ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Pues en cuanto él mismo padeció siendo tentado, es poderoso para socorrer a los que son tentados. (Heb.2:14-18, cursiva nuestra).

Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; (Rom. 8:3).

En esto conoced el Espíritu de Dios: Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne, es de Dios; y todo espíritu que no confiesa que Jesucristo ha venido en carne, no es de Dios; y éste es el espíritu del anticristo, el cual vosotros habéis oído que viene, y que ahora ya está en el mundo. (1 John 4:2, 3, cursiva nuestra).

Cristo es la escalera que Jacob vió, cuya base descansaba en la tierra y cuya cima llegaba a la puerta del cielo, hasta el mismo umbral de la gloria. Si esa escalera no hubiese llegado a la tierra, y le hubiese faltado un solo peldaño, habríamos estado perdidos. Pero Cristo nos alcanza donde estamos. Tomó nuestra naturaleza y venció, a fin de que nosotros, tomando su naturaleza, pudiésemos vencer. Hecho “en semejanza de carne de pecado,” vivió una vida sin pecado. Ahora, por su divinidad, echa mano del trono del cielo, mientras que por su humanidad llega hasta nosotros. Él nos invita a obtener por la fe en él la gloria del carácter de Dios. Por lo tanto, hemos de ser perfectos, como nuestro “Padre que está en los cielos es perfecto.” (El deseado de todas las gentes, p. 278).

Él tomó en su naturaleza sin pecado, nuestra naturaleza pecaminosa, para poder saber cómo socorrer a aquellos que son tentados (Ministerio Médico, p. 181).

Un corto pensamiento será suficiente para mostrarle a alguien que si Cristo colocó sobre si mismo la semejanza de hombre, para poder redimir al hombre, debió haberse parecido a un hombre pecador, pues fue al hombre pecador a  quien él vino a redimir. (E. J. Waggoner, Cristo y su Justicia, p. 26).

Pero para ser el Redentor debe tener, no sólo el poder, sino también el parentesco de sangre. Y debe ser, no solamente próximo, sino el pariente de sangre más próximo. Así, “por cuanto los hijos” - los hijos del hombre que perdió la heredad - “participaron de carne y sangre, él también participó de lo mismo”. Compartió con nosotros la carne y sangre en su misma sustancia, haciéndose así nuestro pariente más próximo. Por ello puede decirse con respecto a él y a nosotros: “de uno son todos: por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos”. A. T. Jones, El camino consagrado a la perfección cristiana, p. 15

La naturaleza humana de Cristo era el centro mismo del mensaje de la justificación por la fe dada por Jones  y Waggoner. Ellen White dice esto acerca de su mensaje:

En su gran misericordia el Señor envió un preciosísimo mensaje a su pueblo por medio de los pastores Waggoner y Jones. Este mensaje tenía que presentar en forma más destacada ante el mundo al sublime Salvador, el sacrificio por los pecados del mundo entero. (Testimonios para Ministros, p. 91).

En 1957, con la publicación del libro Preguntas sobre Doctrina, la Iglesia Adventista, sin una  discusión adecuada ni votación, presentó un punto de vista sobre la naturaleza de Cristo inconsistente con la comprensión mantenida desde que se establecieron los pilares  fundamentales de la iglesia. Observe esta declaración:

Él estuvo en la tierra, fue tentado y probado y fue tocado con nuestras flaquezas humanas, sin embargo él vivió una vida totalmente libre de pecado. Suya fue una humanidad real y auténtica, una que debe pasar a través de las diversas etapas de crecimiento, como cualquier otro miembro de la raza. Él estuvo sujeto a José y María, y fue un adorador en la sinagoga y en el templo. Él lloró sobre Jerusalén, la ciudad culpable, y en la tumba de un ser querido. Él expresó su dependencia de Dios con la oración. Sin embargo, todo el tiempo él mantuvo su deidad, el único y sólo Dios hombre. Él fue el segundo Adán, viniendo en “semejanza” de carne humana pecaminosa (Romanos. 8:3), pero sin una mancha de sus propensiones y pasiones pecaminosas. (Cuestiones sobre Doctrina, p. 20).

Observará que la palabra semejanza está entre comillas. Aquí está la creación de la proverbial posición de que “la semejanza no es igualdad”. Él es presentado como la humanidad que tuvo debilidades del cuerpo, pero no nuestra degeneración moral en la naturaleza humana. Entonces se enumeran muchas citas de Ellen White para mostrar su impecabilidad. No cabe duda que en Cristo no había pecado, esa es nuestra única esperanza. Pero si él no tomó tomó nuestra naturaleza (tuya y mía) entonces él realmente no nos alcanzó donde estamos.

Pero Ellen White dice:

Durante cuatro mil años la raza había estado disminuyendo en fuerza física, en poder mental y en valor moral; y Cristo tomó sobre él las flaquezas de la humanidad degenerada. Sólo así podría él rescatar al hombre desde la profundidad más baja  de su degradación (El Deseado de todas las edades p. 117).

Observe que Ellen White declara que la degeneración moral que Cristo tomó (no la degeneración espirtual sino el impacto de generaciones de pecado sobre las facultades superiores) incluye el valor moral. ¿Por qué tenemos tuvimos que cambiar nuestra enseñanza sobre la naturaleza de Cristo? ¿Qué cambió en nuestra iglesia antes de 1957 para que un cambio en la naturaleza de Cristo fuera necesario? Vamos a analizar esto en profundidad en un capítulo posterior, pero por ahora quiero que consideremos cómo el pensamiento basado en el rendimiento no lo permitirá.

Como ya lo hemos dicho muchas veces, la humanidad está infectada con la mentira de la serpiente – ciertamente no morirás. Esta mentira ha incrustado en el corazón del hombre la creencia de que él tiene vida y poder en sí mismo. La verdad es que no tenemos ningún poder.[15] Todo el poder y la vida vienen de Dios, pero cuando los recibimos, pasan a través de la mentira de la serpiente en nuestra mente y nos engañamos inconscientemente al pensar que es nuestro poder y fuerza.

Un claro ejemplo de esto es nuestra constante tendencia a compararnos con los demás. ¿Cuándo los demás tienen éxito, somos capaces de alegrarnos de lo que Dios ha hecho en ellos sin sentir  que no estamos haciendo lo suficiente para el Señor? Si predicamos o cantamos bien y nadie hace un comentario positivo, ¿por qué estamos tentados a sentirnos desanimados? Si estuvimos inspirados por el Señor y dotados por él y lo hicimos para él, ¿por qué somos tentados a resentirnos? Estas son todas implicaciones sutiles de la mentira seguramente “ciertamente no morirás”, y mientras que mentalmente podríamos rechazarla, nuestro comportamiento da evidencia que todavía estamos siendo afectados por ella.

Esta mentira da realmente un poder activo a la naturaleza humana. Sin quererlo, guía nuestro pensamiento para creer que cuando hacemos mal es realmente algo que ha sido creado por nosotros. Activa nuestra naturaleza.

La realidad es que la oscuridad es la ausencia de luz. No es un principio creativo

sino un principio pasivo.[16] Esto significa que la naturaleza humana en su

estado caído es pasiva, no es activa ni generativa.

El siguiente diagrama muestra a los que mantienen la opinión que Cristo tomó nuestra naturaleza humana pecaminosa mientras que sostienen todavía el pensamiento basado en el rendimiento.

Slide1

Al aceptar la engañosa idea que el hombre tiene dentro de sí capacidades innatas, poder y vida, inevitablemente aparecen dos suposiciones, igualmente erróneas: (1) el hombre tiene la capacidad de superar la tentación y realizar buenas obras ejerciendo su propia voluntad, (2) el hombre hace cosas malas por sí mismo al responder impotentemente al poder del mal dentro de su irremediable naturaleza humana pecaminosa. Lo primero nos anima a aspirar por una justicia legalista mediante obras. Si Cristo toma esta clase de naturaleza humana y él es nuestro ejemplo, entonces nos sentimos alentados a vencer como él supuestamente lo hizo: por su propio esfuerzo. La segunda suposición, cuando se aplica a Cristo tomando nuestra naturaleza humana pecaminosa, de hecho hace de Cristo un pecador. Pero esto también es imposible.

Slide2

Si la naturaleza humana pecaminosa fuera efectivamente activa - lo que significa que crea el mal inherentemente - entonces Cristo nunca podría haber tenido ese tipo de naturaleza. Pero si la naturaleza humana pecaminosa es un estado pasivo, entonces es muy posible para él haber tomado tal naturaleza. Hemos demostrado una y otra vez que nosotros, como iglesia, no hemos eliminado el pensamiento basado en el rendimiento; por lo tanto, para permanecer consistente o bien tenemos que eliminarlo o cambiar nuestra comprensión de la naturaleza de Cristo. Lamentablemente, en lugar de nosotros cambiar, hemos cambiado a Cristo.

Pero los adventistas conservadores que sostienen la opinión que Cristo tomó nuestra naturaleza caída y protestan el cambio realizado por los autores de Preguntas sobre Doctrina, (que se convirtió en cuasi oficial, a pesar que ningún cuerpo representativo lo ha aprobado), necesitan también estar alertas. El Adventismo conservador es notorio por el pensamiento basado en el rendimiento: Yo puedo hacerlo solo, ¡para bien o para mal! Una teología de la naturaleza caída en ese contexto implicará que Cristo debe haber sido un pecador. Porque no podemos evitar pecar, él debe haber pecado también. Así que de cualquier manera, el pensamiento basado en el rendimiento cambia la verdad sobre la naturaleza de Cristo.

Cuando examinamos el tema de nuestra naturaleza humana, la suposición que poseemos un poder inherente que controla nuestra conducta pecaminosa influye en una suposición similar acerca de lo hubiese sucedido si Cristo hubiese tomado tal naturaleza humana pecaminosa - que él sería sometido al mismo poder maligno interior y podría ser condenado a pecar como lo hacemos nosotros. Este, por supuesto, no fue el caso. Las Escrituras claramente nos aseguran que él no tuvo pecado. Por lo tanto, las suposiciones nos obligan a concluir que Cristo no podía haber asumido una naturaleza humana que tenía dentro de sí un  poder activo y creativo para pecar. Esta es la consecuencia del mal pensamiento, basado en el rendimiento, y fuente de vida inherente.

Pero hay otro problema igual en el otro extremo cuando se trata de buen rendimiento también. Al rechazar la naturaleza humana pecaminosa activa (debido a que ello demandaría que Cristo fuera un pecador), se adoptó la opinión contraria, que él tomó una naturaleza humana sin pecado; la naturaleza de Adán antes de su caída. Por lo tanto, era necesario para los autores de Preguntas sobre Doctrina, cambiaran la enseñanza de la iglesia sobre la naturaleza de Cristo, a fin de mantener su versión del pensamiento basado en el rendimiento. Observe en el siguiente diagrama que Cristo ya no experimenta nuestra naturaleza sino que sólo es comprensivo de ella.

Slide3

Habiendo hablado con muchas personas sobre el tema, me parece coherente que aquellos que mantienen el punto de vista de la naturaleza sin pecado de Cristo se colocan en una posición donde no distinguen entre tendencias pecaminosas y propensiones pecaminosas.[17] El primero es un principio pasivo; el segundo es un principio activo, pero debido a que el pensamiento basado en el rendimiento no permite ningún principio pasivo, deben concluir que la naturaleza humana pecaminosa tiene que significar una propensión activa al pecado. Antes yo me preguntaba por qué no pudieron podían ver la diferencia, pero es bastante lógico para mí ahora.

En el pasado mi pensamiento había sido solamente basado en el rendimiento, y por lo tanto, apoyar la opinión de la naturaleza caída de Cristo me llevó a centrarme más en Cristo como mi ejemplo en vez de mi sustituto. Uno de mis profesores, amorosa y amablemente, intentó advertirme de como obviamente él podía ver la paja en mi ojo, pero yo no podía ver la viga. Así que el pensamiento basado en el rendimiento en las filas conservadoras, involuntariamente empujaría a una persona hacia el legalismo - un legalismo que personalmente he probado y vivido, y es horrible. Los elementos liberales de la iglesia pueden ver claramente esto y acertadamente lo rechazan. La verdad es que la naturaleza de Cristo nunca será verdaderamente dulce para nosotros mientras sostengamos el pensamiento basado en el rendimiento. De la misma forma que Cristo es verdaderamente Dios, así también es verdaderamente un hombre conmovido por el sentimiento de nuestras flaquezas.

D. Perfección del Carácter

Debería estar claro que la perfección del carácter es de suma importancia para el pensamiento protestante basado en el rendimiento. El concepto total de la perfección del carácter grita rendi-miento, y como mencionamos anteriormente, la premisa protestante es que tratar de guardar la ley es legalismo. En la siguiente sección, examinaré los conceptos del legalismo más a fondo. Por ahora veamos nuevamente los cinco niveles de pensamiento, típicos del pensamiento  protestante.

Slide4

Esta estructura de creencias tendrá que distorsionar cada enseñanza en las Escrituras con respecto a la victoria sobre el pecado. La fuente de vida inherente y el sistema de valores lo demandan. Ninguna de las principales iglesias protestantes que conozco enseñan que podemos tener una vida cristiana victoriosa en este mundo. Simplemente no tienen el marco doctrinal para apoyarlo.

Previamente hemos discutido las cuestiones subyacentes de la perfección a través del concepto de justificación por la fe. Los estratos o capas desapercibidas impiden la total libertad de victoria en Cristo. Actualmente, debemos o bien (1) cambiar el significado de “perfección” a  “madurez” y reafirmar que cuando hacemos nuestro mejor esfuerzo “Cristo hace el resto" o que (2) nos centremos en los pecados de otras personas para evitar pensar sobre los nuestros. Una vez más, en términos de historia, esto es una gran oscilación del péndulo. Hace cincuenta años, la presión hacia la perfección era mucho mayor  y así mismo era el nivel de miedo y desesperación. Estos rasgos no reflejan a cristianos felices y santos.

A través de mi experiencia personal y estudio, pienso que la Iglesia Adventista también está confundida sobre este asunto. Pero desde que nos rendimos a los evangélicos en la expiación y el juicio investigador, es inevitable que tarde o temprano hagamos lo mismo con esta enseñanza también y que nos balanceemos en la otra dirección. Nuestra estructura típica de creencias ahora se ve así:

Slide5

Durante mi formación en teología, uno de los conferenciantes les pidió a las personas que creían en la victoria sobre el pecado que se pusieran de pie. De una clase de 16, dos de nosotros nos levantamos. El conferencista se pasó el resto de la clase mostrando lo absurdo que era la idea. Los conceptos de perfección de carácter no se han enseñado en nuestras escuelas de teología por muchas décadas. Solamente hay un pequeño número de ministros que la enseñan en estos días.

Es muy triste que tenga que ser así. Una comprensión correcta de la fuente de vida y el sistema de valores lo haría no solamente una posibilidad, sino una feliz certeza. Cristo en ti, la esperanza de gloria, ¡que pensamiento tan maravilloso! Muchas veces he escuchado a personas que me dicen que ellos pecarán hasta que Jesús venga, y me pregunto si estarán cómodos viviendo apartados  de una estrecha relación con Jesús y si no les molesta en lo absoluto el dolor que ellos le causan a su Salvador. Podemos tropezar y caer a lo largo del camino, pero es muy triste justificar el pecado diciendo "Pecaremos hasta la venida de Jesús; uno no puede ser perfecto”.

Una simple lectura de la Biblia clarifica este tema:

En esto se ha perfeccionado el amor en nosotros, para que tengamos confianza en el día del juicio; pues como él es, así somos nosotros en este mundo. 1 Juan 4:17

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí. (Gálatas 2:20).

Enseñándonos que, renunciando a la impiedad y a los deseos mundanos, vivamos en este siglo sobria, justa y piadosamente. (Tito 2:12).

Derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo. (2 Corintios 10:5).

Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría. (Judas 1:24).

Puesto que Cristo ha padecido por nosotros en la carne, vosotros también armaos del mismo pensamiento; pues quien ha padecido en la carne, terminó con el pecado. (1Pe 4:1).

Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia, por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia. (2 Pe 1:3, 4).

Podríamos listar más, pero para cualquier lector ingenuo, esto es bastante simple. Los que aún mantienen el pensamiento basado en el rendimiento torcerán estos textos hacia la obra objetiva de Cristo solamente; en otras palabras, cómo Dios te ve a través de Jesús. Pero prefiero creerle a los profetas de Dios:

“Viene el príncipe de este mundo—dice Jesús;—mas no tiene nada en mí.” No había en él nada que respondiera a los sofismas de Satanás. El no consintió en pecar. Ni siquiera por un pensamiento cedió a la tentación. Así también podemos hacer nosotros. La humanidad de Cristo estaba unida con la divinidad. Fue hecho idóneo para el conflicto mediante la permanencia del Espíritu Santo en él. Y él vino para hacernos participantes de la naturaleza divina. Mientras estemos unidos con él por la fe, el pecado no tendrá dominio sobre nosotros. Dios extiende su mano para alcanzar la mano de nuestra fe y dirigirla a asirse de la divinidad de Cristo, a fin de que nuestro carácter pueda alcanzar la perfección. El Deseado de Todas las Gentes, pp. 98, 99.

A nadie se le impide alcanzar, en su esfera, la perfección de un carácter cristiano. Por el sacrificio de Cristo se ha provisto para que los creyentes reciban todas las cosas que pertenecen a la vida y la piedad. Dios nos invita a que alcancemos la norma de perfección y pone como ejemplo delante de nosotros el carácter de Cristo. En su humanidad, perfeccionada por una vida de constante resistencia al mal, el Salvador mostró que cooperando con la Divinidad los seres humanos pueden alcanzar la perfección de carácter en esta vida. Esa es la seguridad que nos da Dios de que nosotros también podemos obtener una victoria completa. (Hechos de los apóstoles) 424.

¿No es maravilloso saber que cuando yo abrazo el pensamiento con base relacional, los mandamientos de Dios son diez promesas y la victoria de Cristo es mía? ¿Qué puedo estar en comunión con Él, como Enoc y Daniel lo hicieron, en la antigüedad? ¡Qué maravillosa esperanza saber que puedo dejar de hacerles daño a mis amigos y familiares a través de Cristo que me fortalece!

E. Los Ancianos y la Ordenación

Con respecto a las cuestiones del juicio investigador, la naturaleza de Cristo, y la perfección del carácter, la iglesia ha luchado con las realidades espirituales que no son observadas por el ojo humano; ninguna de ellas puede ser vista y manejada por la iglesia. Pero cuando se trata de las cuestiones del liderazgo de la iglesia y el papel de hombres y mujeres, nos movemos en una arena muy literal y tangible. Desde sus inicios el liderazgo de la iglesia ha sido dirigido y administrado por hombres, pero en las últimas décadas, esta práctica está siendo objeto de graves revisiones, ataques y, de hecho, está siendo revocada en virtud de las exigencias de la igualdad.

Volveré a este tema en el capítulo 23, con un aporte mucho más amplio, pero por ahora queremos tocar las cuestiones del pensamiento basado en el  rendimiento y el papel de hombres y mujeres.

El pensamiento basado en el  rendimiento exige el avance en las filas humanas. La cuestión de quién tiene puestos claves de autoridad ha estado con la iglesia cristiana desde sus inicios.

Ellos le dijeron: Concédenos que en tu gloria nos sentemos el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda. (Mar 10:37).

El pensamiento basado en el  rendimiento coloca el valor en la posición. Mientras más alta sea la posición, mayor será el valor que una persona obtiene. El mismo Satanás expresa este principio fundamental cuando afirma:

Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte; sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo. (Isaías 14:13, 14).

El pensamiento humano no entiende de manera natural una trayectoria descendente de posición, sino que por lo general persigue el empuje hacia arriba, hacia la cima. Cuanto más se asciende mayor es el sentido de valor que se obtiene. En muchos casos, el efecto neto de esto es que los que son más inseguros y carentes de valor son los más determinados a llegar a la cima. En el mundo del pensamiento por el rendimiento, las personas más inseguras a menudo tendrán las riendas del poder. Es por esto que Daniel 4:17 dice que Dios establece a través de los reinos a los más viles y bajos de los hombres.

Este estado no se limita solamente a las estructuras de la iglesia y los negocios. Esto ocurre en muchos matrimonios - la lucha sutil por el control. ¿Quién dirigirá y quién tomará la decisión final? Todos nosotros hemos experimentado o hemos estado expuestos a este tipo de lucha. Esta lucha es el efecto natural del pensamiento basado en el desempeño.

El Principio Bíblico de la Supremacía

El principio bíblico de la supremacía  no puede ser comprendido ni apreciado por el pensamiento basado en el desempeño. El punto de vista bíblico del liderazgo se basa en el concepto de una fuente y un canal. Dios es la fuente, y él ha estructurado las familias y las comunidades humanas de una manera que permita que el flujo de las bendiciones sea compartido en un contexto relacional.

La_fuente_-_el_canal

El principio bíblico de la sumisión es la colocación de uno mismo en la corriente de bendiciones. Dios ha creado en la humanidad los dos principios de la semilla (generación) y nutrición  (crecimiento). El principio masculino es generativo y el femenino es cultivar. Ambos trabajan juntos para criar y cultivar a los niños en un contexto familiar. Como el padre es el principio generador, él mantiene la posición de supremacía como una fuente o manantial de bendiciones.

Este es el principio que hizo que los patriarcas bendijeran a sus hijos. El padre no sólo imparte la semilla física, sino espiritual. Las palabras de su boca, bajo la inspiración de Dios, siembran en la mente de sus hijos un sentido de significado, propósito y valor. Es por eso que la Biblia dice que la gloria de los hijos es su padre (Proverbios 17:6).

Esta corriente de bendición que fluye desde la fuente de Dios, sólo funcionará correctamente cuando la gente ve a Dios como la única fuente de vida. Si la mentira de la serpiente infecta nuestra forma de pensar, entonces el canal de bendición será bloqueado, obstruido, y ahogado.

La instrucción de la Biblia sobre el liderazgo de la iglesia es evidente y muy sencilla:

Palabra fiel: Si alguno anhela obispado, buena obra desea. Pero es necesario que el obispo sea irreprensible, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, decoroso, hospedador, apto para enseñar; no dado al vino, no pendenciero, no codicioso de ganancias deshonestas, sino amable, apacible, no avaro; que gobierne bien su casa, que tenga a sus hijos en sujeción con toda honestidad (pues el que no sabe gobernar su propia casa, ¿cómo cuidará de la iglesia de Dios?); (1Timoteo 3:1)

Un anciano en la iglesia debe ser el marido de una mujer. Los escarnecedores dicen que esto debe leerse “un anciano debe estar casado con una cónyuge” y por supuesto, la igualdad basada en el rendimiento exige una respuesta. El texto también dice que él debe gobernar bien su casa. Aquí Pablo alude al texto de Génesis 18:19, donde las bendiciones espirituales prometidas a Abraham eran dependientes del orden correcto de su familia y su liderazgo responsable. Como el hombre representa el principio generador o fuente de la bendición de Dios a su familia, naturalmente esperaríamos que él ocupe el papel de liderazgo con el fin de impartir esas bendiciones en a su familia. Si una mujer se convierte en el líder de la casa, entonces la fuente de del manantial se coloca debajo de la que cultiva y esto distorsiona el canal de bendiciones. Los requisitos para un anciano debe deben ser que él gobierne su casa. Si una mujer gobierna la casa, entonces el canal de bendición se interrumpe. Observe:

Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo. (1Corintios 11:3)

Este texto establece el flujo de la bendición. Esta fuente y el principio del canal hacen urgente que el liderazgo esté reservado para el hombre, o principio generativo, porque la iglesia es una expansión del hogar. Para más información sobre este tema, consulte el capítulo 23.

En resumen, la presión para convertir a las mujeres en líderes y pastores se basa exclusivamente en el principio de la igualdad en el rendimiento. Si las posiciones tienen poder y valor, entonces sería un error negar las posiciones a las mujeres, pero Dios no basa la igualdad en el rendimiento; sino que la basa en una serie estructurada de relaciones que mantienen el canal de sus bendiciones.

La mayoría de los líderes de la iglesia sienten hoy que es vital que se corrija la injusticia de no permitir a las mujeres cargos de pastores y ancianos. Este hecho simplemente indica que la mayoría están cegados por el pensamiento basado en el rendimiento. Desde un contexto mundano, estoy totalmente de acuerdo con su deseo de igualdad, pero los caminos de Dios no son nuestros caminos. Su reino no funciona en tales principios.

La comisión y la designación de las mujeres a posiciones de liderazgo se llevarán la gloria de los niños lejos y desestabilizará la prosperidad futura de la iglesia. En Isaías 3:1-12[18] vemos el surgimiento de un liderazgo femenino como una marca de la apostasía. Mucha gente dice que no podemos encontrar hombres que ocupen los puestos en la iglesia. Todo esto es parte de lo que Dios nos dijo que él haría si tratáramos de reorganizar sus estructuras de bendición. En Isaías 3:1-2 Dios dice que él se llevará a todos los hombres buenos y los reemplazará con un liderazgo masculino débil y, finalmente, las mujeres gobernaran sobre ellos.

Algunas personas leerán lo que he dicho y sólo se reirán, o hervirán de enojo por estas diva-gaciones locas. Pero yo prefiero quedarme en la compañía de Elías:

He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible.  Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición. (Malaquías 4:5)

La restauración del liderazgo masculino es una pieza clave del fundamento para ver cumplidas las promesas espirituales hechas a Abraham (Génesis 18:19). Tal restauración transformará a los padres que necesitamos para enseñar a los hijos a resistir y a hacer retroceder a las fuerzas del enemigo.

F. La Palabra de Dios y la Educación

En su nivel más simple, la Biblia nos dice que el conocimiento envanece (1 Corintios 8:2). La Biblia tiene la mayor fuente de conocimiento de todos los libros sobre el planeta. Este libro puede ser utilizado a través del pensamiento basado en el rendimiento para hacerlo a uno muy poderoso. Creo que todos hemos visto muchos ejemplos de maestros y predicadores que han utilizado el poder de sus conocimientos para progresar. Cada institución eclesiástica está llena de este tipo de personas.

El estudio de la Palabra de Dios es un proceso de educación, y cuando uno combina el pensa-miento basado en el rendimiento de la educación con el pensamiento basado en el rendimiento de la Biblia, se obtiene un cóctel mortal. Si bien hay muchas personas que pasan por las filas de las instituciones educativas y mantienen su sentido de la humildad, hay otros que sucumben al poder embriagador de la educación. El mundo occidental utiliza la educación como una medida de desempeño. El concepto mismo de calificación y grados es inherentemente basado en el rendimiento. Lo digo otra vez, muchas personas son conscientes de los peligros y se mantienen humildes, pero muchas no lo son.

A menudo se refieren a hombres y mujeres como teniendo un gran intelecto y conocimiento, pero por lo general se expresa esto de una manera que los honra a ellos y no al Dios que les da estas habilidades. Ellen White hace una declaración sorprendente sobre el enfoque de la grandeza intelectual de una persona que merece una cuidadosa consideración.

En la estima del cielo, ¿qué constituye la grandeza? No lo que el mundo tiene por tal; ni la riqueza, la jerarquía, el linaje noble, o las dotes intelectuales, consideradas en sí mismas. Si la grandeza intelectual, fuera de cualquier consideración superior, es digna de honor, entonces debemos rendir homenaje a Satanás, cuyo poder intelectual no ha sido nunca igualado por hombre alguno. Pero si el don está pervertido para servir al yo, cuanto mayor sea, mayor maldición resulta. Lo que Dios aprecia es el valor moral. El amor y la pureza son los atributos que más estima. (El deseado de todas las gentes, p. 190).

Como mencionamos anteriormente, a menudo las personas más inseguras, las que sienten  necesidad de obtener un valor, son las más decididas a ocupar cargos de alto rango en la iglesia. Si, como iglesia, mantenemos los puestos más altos en la iglesia para las personas con títulos universitarios, entonces hemos creado una debilidad para permitir a los más necesitados y a los más inseguros llegar allí. Dios ha puesto a sus humildes siervos en posiciones también, pero

Mientras más estructuramos nuestra iglesia alrededor del reconocimiento en el rendimiento más susceptibles nos volvemos a los pensadores basados en el rendimiento dirigiendo nuestra iglesia y tomando decisiones sobre la dirección de las instituciones y las políticas.Una vez más, muchas personas se burlarán de esta idea, pero mi experiencia en nuestros colegios y escuelas indica que hay muchos que están embriagados con el poder del conocimiento y la educación. Desde luego yo no he estado exento de este poder. Ha sido un reto convertirme en sobrio, eso es seguro.

Hay muchos en la iglesia que reconocen estos peligros y, de hecho abrazan la virtud de que la educación no es necesaria. Sin embargo, esto es simplemente el reverso de la moneda. Queremos  gente educada; queremos a los mejores pensadores que no son meros reflectores de los pensamientos de otros hombres.

Todo se reduce a los principios del reino con los cuales operamos. ¿Vamos a tomar nuestra Biblia como se lee y ser convertida por ella, o vamos a convertir a la Biblia en una herramienta para hacernos poderosos?

G. El día de reposo

Uno de las instituciones menos comprendidas en la iglesia es el día sábado. Desde la perspectiva del rendimiento, esta enseñanza es un campo minado. Un ejemplo que me gusta compartir durante una discusión de la comprensión de una persona sobre el día Sábado, es preguntar, "¿Es malo nadar en la playa el sábado?" hay un coro inmediato que apoya tanto a favor como en contra, pero más en contra. Entonces me gusta añadir: "A veces es más seguro para mí estar en el agua con los peces que estar en la playa con toda esa gente apenas vestidas que me rodea." Muchas personas tienen una lista de lo que es correcto o no sobre la base de un estándar de rendimiento artificial. Cuando no hay nada específico en las Escrituras sobre el tema, me gusta hacer una pregunta, "¿Me acerca eso a Jesús o no?" El día de descanso es una institución relacional, por lo tanto, las preguntas sobre ella deberían ser relacionales. No queremos hacer del día sábado una carga para nuestros hijos, con amplias restricciones. Este es un tema difícil y requiere de mucha oración y sabiduría, pero estoy seguro que el Señor nos puede ayudar.

Como en muchos casos, el péndulo se ha movido para muchos en este tema también. Las excesivas restricciones del día  Sábado y el pensamiento por rendimiento de los años 50 y 60 han llevado a muchas personas a ser muy laxas sobre el día Sábado y perder totalmente su santidad.

Vemos uno de los ámbitos de la laxitud en el funcionamiento de algunas de nuestras instituciones en el Día de Reposo. También cuestiono los vínculos entre nuestra empresa de alimentos saludables y el patrocinio de jugadores de cricket y jugadores de fútbol, que juegan durante el día sábado. Promovemos a estas personas como model