Reavivamiento de la Piedad Primitiva

Publicado Abr 11, 2017 por Adrian Ebens En Carácter de Dios Aciertos: 174
Traducido por Carlos A. Hernández

Antes que los juicios de Dios caigan finalmente sobre la tierra, habrá entre el pueblo del Señor un avivamiento de la piedad primitiva, cual no se ha visto nunca desde los tiempos apostólicos. El Espíritu y el poder de Dios serán derramados sobre sus hijos. Entonces muchos se separarán de esas iglesias en las cuales el amor de este mundo ha suplantado al amor de Dios y de su Palabra. Muchos, tanto ministros como laicos, aceptarán gustosamente esas grandes verdades que Dios ha hecho proclamar en este tiempo a fin de preparar un pueblo para la segunda venida del Señor.– {CS 458.1}

Desde el sermón del sábado, 11 de marzo de 2017, relativo a la Pena por el Pecado - Dios no es el autor de la muerte - es evidente que una luz brillante comienza a amanecer en los corazones del pueblo de Dios.

Isa 60:1-3  Levántate,  resplandece;  porque ha venido tu luz,  y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti. 2  Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra,  y oscuridad las naciones;  mas sobre ti amanecerá Jehová,  y sobre ti será vista su gloria. 3  Y andarán las naciones a tu luz,  y los reyes al resplandor de tu nacimiento.

La comprensión de que Dios estaba dispuesto a perdonar a Lucifer sin ninguna amenaza de muerte o el uso de la fuerza y ​​la clara evidencia de que nuestro Padre perdonó a una sexta parte de los ángeles después de haberse aliado con Lucifer revela el carácter de nuestro Padre en una hermosa luz. Consideremos nuevamente la evidencia:

En su gran misericordia, Dios soportó por largo tiempo a Lucifer. Este no fue expulsado inmediatamente de su elevado puesto, cuando se dejó arrastrar por primera vez por el espíritu de descontento, ni tampoco cuando empezó a presentar sus falsos asertos a los ángeles leales. Fue retenido aún por mucho tiempo en el cielo. Varias y repetidas veces se le ofreció el perdón con tal de que se arrepintiese y se sometiese.– {CS 486.2}

Muchos de los simpatizantes de Satanás estuvieron inclinados a prestar atención al consejo de los ángeles leales y a arrepentirse de su insatisfacción y ser nuevamente recibidos en la confianza del Padre y de su amado Hijo. 1SP 20,21

Muchos ángeles realmente se arrepintieron y fueron recibidos en la confianza del Padre y Su Hijo. La evidencia es clara de que casi la mitad de los ángeles se alinearon con Lucifer, pero sólo un tercio dejó su primer estado.

Satanás exultantemente señaló a sus simpatizantes, que comprendían casi la mitad de todos los ángeles, y exclamó: ¡Estos están conmigo! 1 SP 22

Cuando Satanás empezó a sentirse desconforme en el cielo, no presentó su queja delante de Dios y de Cristo; sino que fue entre los ángeles que le creían perfecto, y les hizo creer que Dios le había hecho una injusticia al preferir a Cristo. El resultado de esa falsa representación fue que por simpatía con él, una tercera parte de los ángeles perdió su inocencia, su elevada condición y su feliz hogar. – {5TI 271.1}

¿Cómo puede el Padre simplemente perdonar a estos ángeles sin que se les imponga ninguna pena? Es en este punto que nos encontramos cara a cara con nuestra naturaleza humana pecaminosa y comenzamos a comprender cuán influenciados por Satanás estamos los hijos e hijas de Adán realmente. Es Satanás quien insiste en que todo pecado debe ser castigado.

Al principio de la gran controversia, Satanás había declarado que la ley de Dios no podía ser obedecida, que la justicia no concordaba con la misericordia y que, si la ley había sido violada, era imposible que el pecador fuese perdonado. Cada pecado debía recibir su castigo, sostenía insistentemente Satanás; y si Dios remitía el castigo del pecado, no era un Dios de verdad y justicia. Cuando los hombres violaban la ley de Dios y desafiaban su voluntad, Satanás se regocijaba. Declaraba que ello demostraba que la ley de Dios no podía ser obedecida; el hombre no podía ser perdonado. Por cuanto él mismo, después de su rebelión, había sido desterrado del cielo, Satanás sostenía que la familia humana debía quedar privada para siempre del favor de Dios. Insistía en que Dios no podía ser justo y, al mismo tiempo, mostrar misericordia al pecador. – {DTG 709.5}

Es natural que creamos que si Dios perdonara a todos los que pidieran perdón, mostraría que es débil y que carece de firmeza para mostrarse fuerte contra el mal. Toda esta mentalidad opera fuera del reino de Dios.

Como hemos estado tratando de exponer ante la gente a partir del Día de Expiación el 30 de septiembre de 2001, después de la caída de las torres en Nueva York, que el reino de Dios es un reino relacional. Nuestra estima y valor como individuos están directamente conectados con nuestro Padre celestial. Cuando dudamos de Su bondad le causa tremendo dolor. Es un dolor que Él está dispuesto a soportar debido a Su amor por nosotros. Sin embargo, una vez que sabemos que le hemos causado tanto dolor, tenemos la opción de pedir perdón en angustia sabiendo que le hemos lastimado o podemos negarnos a aceptar que hemos hecho algo malo para evitar la angustia de saber lo que hemos hecho a él. El rechazo a reconocer nuestra culpa ante Él destruye nuestro valor, pues tal rechazo constituye una renuncia a la relación que tenemos con Él. Él deja de ser verdaderamente nuestro Padre a nuestros ojos y comenzamos a autodestruirnos debido al sentido de la consiguiente pérdida de valor.

Este es un proceso natural no legal. La razón por la cual nuestro Padre no necesita usar la fuerza para castigar a aquellos que se apartan de Él es porque primero Él está siempre dispuesto a perdonar, y en segundo lugar, cuando nos damos cuenta de cuánto Él sufre debido a nuestra rebeldía, esto es el castigo que impide Más transgresión. ¿Podemos imaginar la tristeza que los ángeles que regresaron a Dios sintieron cuando comprendieron lo mucho que hirió a su Padre el verlos aliarse con Lucifer mientras estaba de pie audazmente contra nuestro Padre y tratando de forzarlo a hacer su propia voluntad? ¿Podemos comprender la alegría que estos ángeles sintieron cuando comprendieron que el Padre los amaba y les perdonaba libremente y no sostenía nada contra ellos? Esta es la barrera contra la transgresión. Es ver el ágape de Dios frente a nuestros fracasos y el reconocimiento de nuestra verdadera relación con Él.

Ningún otro castigo habría sido necesario como disuasivo contra el desvío de la obediencia al Padre y Su Hijo. Como Lucifer y los ángeles que se quedaron con él eran plenamente conscientes del carácter amoroso de Dios, su negativa a creer que Dios les perdonaría selló su perdición. Atribuían a Dios las características de Satanás y así cometieron el pecado imperdonable. El pecado es imperdonable porque el pecador lo determina él mismo de esta forma. Se niega a aceptar su error y pone sobre Dios lo que es completamente falso, rompiendo así todas las esperanzas de salvación.

Si Lucifer y sus ángeles hubiesen sido los únicos en pecar, la cruz que el Padre y el Hijo experimentaron en la insatisfacción y duda de los ángeles con respecto a su carácter probablemente no habría sido revelada en la crucifixión de Cristo, y sin embargo el Padre y el Hijo ciertamente Sufren en esta pérdida de confianza de los ángeles y en la pérdida de un tercio de sus hijos angelicales. Cuando Adán y Eva se unieron a la rebelión lo hicieron después de que Satanás había cortado completamente toda creencia en el perdón de Dios. Al comer el fruto fueron expuestos a la mente de Satanás. Comenzó a infundir en su mente su propio pensamiento sobre el carácter de Dios.

Al principio, Satanás les aseguró que Dios pasaría por alto su transgresión y que nada sucedería. Sin embargo, cuando Dios vino a ellos, su propio sentimiento de culpa ante la presencia de Dios les hizo temer a la muerte. Como estaban en el poder de Satanás, no tenían capacidad para arrepentirse de su transgresión. Cuando Adán acusó a Dios de causar su caída creando a Eva para él, Adán apagó sus sentimientos de remordimiento y cualquier pensamiento sobre el daño que había causado al Padre y a Su Hijo. Él llegó a estar muerto en delitos y pecados. Su alma quedó inmediatamente blanca con lepra espiritual. Perdió todo sentimiento por el terrible crimen que había cometido al dudar de la bondad de Dios y acusarlo de causar la caída.

La única razón por la que el hombre tuvo la oportunidad de ser redimido era porque no conocía completamente el carácter del Padre.

Pero aunque pecador, el hombre estaba en una situación diferente de la de Satanás. Lucifer había pecado en el cielo en la luz de la gloria de Dios. A él como a ningún otro ser creado había sido dada una revelación del amor de Dios. Comprendiendo el carácter de Dios y conociendo su bondad, Satanás decidió seguir su propia voluntad egoísta e independiente. Su elección fué final. No había ya nada que Dios pudiese hacer para salvarle. Pero el hombre fué engañado; su mente fué entenebrecida por el sofisma de Satanás. No conocía la altura y la profundidad del amor de Dios. Para él había esperanza en el conocimiento del amor de Dios. Contemplando su carácter, podía ser atraído de vuelta a Dios. – {DTG 710.1}

Cuando Adán se unió a las filas de Satanás, estaba plenamente preparado para entrar en perfecta armonía con Satanás.

De aquí que los ángeles caídos y los hombres malos se unan en desesperado compañerismo. Si Dios no se hubiese interpuesto especialmente, Satanás y el hombre se habrían aliado contra el cielo; y en lugar de albergar enemistad contra Satanás, toda la familia humana se habría unido en oposición a Dios. – {CS 495.2}

Por naturaleza, el hombre aceptó la mentira de que Dios no perdonaría y es por eso que Adán inicialmente nunca pidió perdón, sino que más bien, culpó a Dios y Eva por su caída. Para dar acceso al hombre a una mente que pide perdón y cree en la misericordia de Dios, Cristo tomó al hombre sobre sí mismo desde la fundación del mundo. Al unirse al hombre, heredó todo lo que el hombre había tomado para sí. Por lo tanto, Cristo heredó la sentencia de muerte que Adán había tomado sobre sí. Esta era la única manera en que Cristo podía recuperar el acceso para influir en la mente de Adán. Así fue como Dios pudo poner enemistad entre la serpiente y la mujer.

La gracia que Cristo derrama en el alma es la que crea en el hombre enemistad contra Satanás. Sin esta gracia transformadora y este poder renovador, el hombre seguiría siendo esclavo de Satanás, siempre listo para ejecutar sus órdenes. Pero el nuevo principio introducido en el alma crea un conflicto allí donde hasta entonces reinó la paz. El poder que Cristo comunica habilita al hombre para resistir al tirano y usurpador. Cualquiera que aborrezca el pecado en vez de amarlo, que resista y venza las pasiones que hayan reinado en su corazón, prueba que en él obra un principio que viene enteramente de lo alto. – {CS 496.3}

Esta gracia vino a costa de que Cristo heredara la deuda que el hombre había creado. Adán había establecido su destino y el de todos sus hijos a morir sin ninguna esperanza de perdón y bajo el más profundo sentido de la condenación. Para dar al hombre esta gracia especial, esta enemistad contra el pecado, Cristo debe beber toda la copa que Adán había tomado para sí.

La gran tragedia para la humanidad es que la creencia satánica de que todo pecado debe ser castigado con fuerza nos lleva a considerar la cruz como un acto de Dios contra Su Hijo para satisfacer Su ira.

Isa 53:4  Ciertamente llevó él nuestras enfermedades,  y sufrió nuestros dolores;  y nosotros le tuvimos por azotado,  por herido de Dios y abatido.

Es el sentido de justicia que la raza humana heredó de Satanás lo que nos hace creer que la sangrienta muerte de la cruz fue concebida e implementada por Dios como venganza por no seguirlo estrictamente. La verdad es que Cristo pagó la pena del pecado que Satanás y el hombre habían determinado para el malhechor. La justicia de Dios trabaja sobre este principio

Mateo 7: 2 Porque con el juicio que juzgáis, seréis juzgados; y con la medida con que medís, se os medirá otra vez.

La justicia de Dios fue satisfecha permitiendo la elección del hombre para juzgarlo. El amor de Dios entró a través de la persona de Cristo y pidiendo tomar esa pena en lugar del hombre. Así que es cierto que la justicia fue servida en la cruz, pero Cristo no fue golpeado, herido de Dios y afligido. Él fue herido de Satanás y el hombre y afligido y murió de acuerdo con el juicio de un sistema de juicio sin piedad inventado por Satanás. Heredar esta muerte era el único medio disponible para Cristo para poder colocar esa enemistad en el corazón de la raza humana.

El poder condenador de Satanás lo conduciría a instituir una teoría de justicia inconsistente con la misericordia. Él afirma ser la voz y el poder de Dios. Sostiene que sus decisiones son justas, puras y sin fallas. Es así como asume su postura desde el asiento del juicio declarando que sus pronunciamientos son infalibles. Pero su justicia carente de misericordia no es más que una falsificación de la verdadera justicia: algo que Dios aborrece. – {CT 13.4}

El rostro del Padre estuvo oculto a  su Hijo porque Cristo tomó sobre sí este sistema inmisericorde de justicia. Él clamó “Dios mío, porqué me has abandonado”, porque es la mente del hombre que cree que Dios lo abandona. Cristo tuvo que soportar esa maldición y permitir que el rostro del Padre fuera ocultado de vista. Aunque el Padre estaba allí mismo con Su Hijo, Jesús no podía percibirlo porque nuestra miserable culpa humana estaba sobre Él y Le causó una agonía tan intensa.

Dios permite que su Hijo sea entregado por nuestras ofensas. El mismo asume los atributos del juez frente al portador del pecado, despojándose de las amorosas características de un padre. – {TM 245.2}

¿Cómo asume Dios este carácter que no es suyo? Este es el ministerio de la muerte. En el espejo de la brillante ley de amor de Dios, la creencia humana de que Dios es un juez severo se vuelve sobre Cristo.

Lucas 19:22  Entonces él le dijo:  Mal siervo,  por tu propia boca te juzgo.  Sabías que yo era hombre severo,  que tomo lo que no puse,  y que siego lo que no sembré;

A Cristo se le hace soportar una imagen de Su Padre que le es completamente ajena, no porque Dios proyecte esta imagen, sino porque esta imagen se refleja de vuelta en el espejo de la ley. Cuando Cristo mira la ley llevando nuestro pecado, ve a un tirano arrogante dispuesto a destruirlo. Cristo ve el rostro natural de la humanidad proyectado sobre Su Padre. Aunque Él sabe que esto no es cierto, Sus sentimientos están abrumados con este terrible pensamiento de este juez severo. Satanás está allí para presionar estos pensamientos profundamente en el corazón de Cristo y esto lo revela (a Satanás) como el asesino que realmente es.

Contempla al Hijo de Dios como un pobre niño indefenso, temblando de terror y agonía y sin esperanza de volver a ver a Su Padre y pregúntate ¿por qué debe Él sufrir estas cosas? Porque la humanidad aceptó la mentira de que Dios no perdona el pecado y que todo pecado debe ser castigado. Para pagar la deuda de este malvado pensamiento, Cristo se convirtió en pecado para nosotros, siendo el pecado la creencia de que Dios no perdona.

Esta comprensión comienza a aclarar en la mente el hecho de que verdaderamente Dios es amor, y que Dios no exigió la muerte como un castigo por el pecado sino que Él estaba dispuesto a pagar esa deuda para salvarnos.

Me siento caminando con cautela sobre piernas nuevas, no probadas. Estoy viviendo y respirando en un mundo nuevo a la luz de una gracia que nunca podría haber imaginado. Mis ojos se abren lentamente a la hermosa luz del verdadero amor de un Padre por Sus hijos descarriados.

Pero aquel cuyos ojos han sido abiertos para ver el amor de Cristo, contemplará el carácter de Dios lleno de amor y compasión. Dios no aparecerá como un ser tiránico e implacable sino como un Padre que anhela recibir en sus brazos a su hijo arrepentido. El pecador clamará con el salmista: “Como el padre se compadece de los hijos, se compadece Jehová de los que le temen”. Salmos 103:13. Toda desesperación es eliminada del alma cuando se ve a Cristo en su verdadero carácter. – {1MS 436.1}

El peso de la mentira de que todo pecado debe ser castigado está levantándose de mis hombros. Miro mi propia historia y veo por qué la ira y la frustración son a menudo mi experiencia cuando la gente me trata mal. La ira proviene de la creencia de que todo pecado debe ser castigado. Esta creencia me hace comenzar a planear alguna forma de represalia y la represalia se siente justificada porque todo pecado debe ser castigado es el mantra que juega una y otra vez en el alma.

Hermanos y hermanas, somos invitados a un mundo nuevo en cual el pecado puede ser perdonado. No hace falta que nos retribuyan. Podemos seguir el ejemplo de nuestro Salvador.

1 Pedro 2: 21-25  Pues para esto fuisteis llamados;  porque también Cristo padeció por nosotros,  dejándonos ejemplo,  para que sigáis sus pisadas; 22  el cual no hizo pecado,  ni se halló engaño en su boca; 23  quien cuando le maldecían,  no respondía con maldición;  cuando padecía,  no amenazaba,  sino encomendaba la causa al que juzga justamente; 24  quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero,  para que nosotros,  estando muertos a los pecados,  vivamos a la justicia;  y por cuya herida fuisteis sanados. 25  Porque vosotros erais como ovejas descarriadas,  pero ahora habéis vuelto al Pastor y Obispo de vuestras almas.

Cuando Él sufrió, no amenazó, sino que se entregó a Aquel que juzga justamente. Este es nuestro llamado y podemos entrar en él cuando veamos que Dios de hecho perdonará y que no necesita usar ninguna fuerza para traer justicia.

Esta misma mañana oré para que el Espíritu viniera a mí de esta manera. Ahora que veo estas cosas puedo orar inteligentemente por lo que deseo - no deseo sentir ningún espíritu de represalia hacia aquellos que me maltratan. Este es el espíritu que despertará un reavivamiento de la piedad primitiva y hará que una luz brille en el mundo iluminando toda la tierra con su gloria.

Aun así, ven Señor Jesús. Entra en nuestros corazones para que amemos verdaderamente a aquellos que tratan de hacernos daño o hablar mal contra nosotros. Sed, pues, perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto (Mateo 5:48), es decir, sed misericordiosos como vuestro Padre celestial es misericordioso (Lucas 6:36).