La identidad de la Mujer Celeste

Publicado Oct 14, 2016 por Carlos Hernández En Articulos Generales Aciertos: 227

La identidad de la Mujer Celeste de Apocalipsis 12 en armonía con el modelo divino

Apo 12: 1 Apareció una gran señal en el cielo; una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y sobre su cabeza una corona de doce estrellas:

¿Quién es esta mujer? Muchos tratan de responder a esta pregunta, y la respuesta parece difícil, porque a fin de permanecer fiel al contexto, y para mantener una línea coherente de pensamiento, tiene que haber una aplicación completa de los símbolos en la respuesta dada con respecto a esta mujer. Muchos sin saber adhieren a la interpretación católica en señalar que la descripción de la mujer en Apocalipsis 12 se refiere a María. Otros aplican una doble interpretación del símbolo de la mujer en cuestión, diciendo que se refiere a María cuando el texto sobre la Mujer habla de ésta como estando encinta, pero la descripción de ella teniendo que huir al desierto se refiere a la iglesia.

Hay otra interpretación popular entre las iglesias protestantes, y es que la mujer se refiere a la Iglesia; Podría ser la Iglesia fundada por Cristo en el Nuevo Testamento o podría ser la Iglesia eterna de Dios en esta Tierra desde el Antiguo Testamento hasta tiempos actuales.

El problema con todas estas respuestas es que en cada una falta alguna aplicación de los símbolos en la descripción dada en Apocalipsis 12. Decir que la mujer es María no se ajusta a la descripción de ella con dolores de parto, en angustia por dar a luz (al menos la Biblia no dice que fue así), teniendo que huir al desierto y permanecer allí 1260 días proféticos después de dar a luz a su hijo, y, finalmente, ser perseguida en el resto de su simiente.

Decir que el símbolo de la mujer tiene dos interpretaciones, una de ellas María, y el otro que es la Iglesia, sólo trae problemas, ya que tiene que ser una cosa u otra. Si empezamos a aplicar el doble significado de cada símbolo que no encaja completamente nuestra comprensión nunca vamos a llegar a la verdad; vamos a estar de pie en un terreno inestable.

Si aceptamos que la mujer es la Iglesia aquí en la Tierra, ¿cómo es que ella es descrita teniendo un origen celestial (igual que el dragón).? En Apocalipsis 12: 1, la mujer se describe como apareciendo en el cielo, vestida del sol, con la luna debajo de sus pies. Esto muestra claramente que su origen está en el cielo, no en la Tierra. Otro aspecto que nos da una idea es el hecho de que mientras ella estaba en el cielo no podía ser dañada. Desde que existe una iglesia en la tierra esta ha sufrido persecución, pero esta mujer en el cielo no sufrió daño ni fue perseguida aun cuando el dragón estaba de pie ante ella, esperando para devorar a su hijo. Está claro que el Dragón no puede hacer nada a la mujer mientras que ella está en el cielo, pero más tarde, en los versículos 5, 6 de la batalla es traído a la Tierra, y ahora el dragón tratará de destruirla.  El dragón y la Mujer, ambos teniendo un origen celestial, arroja luz sobre el origen del conflicto y la identidad de la Mujer.

Apo 12: 5 Y ella dio a luz un hijo varón, que ha de regir a todas las naciones con vara de

hierro; y su hijo fue arrebatado para Dios, y [a] su trono.

Apo 12: 6 Y la mujer huyó al desierto, donde tiene lugar preparado por Dios, para que allí la sustenten por mil dos cientos días [y] sesenta.

Ahora, ¿quién es esta mujer Celestial? Pues bien, el libro de Apocalipsis nos habla de sólo dos mujeres, y éstas se oponen la una a la otra. Una de ellas es mundana (según la carne), la otra es celestial (según el espíritu). Una de ellas es una mujer adúltera y una prostituta, la otra es una novia fiel (según Strong G1135 la palabra para mujer significa más específicamente mujer casada). También hay dos ciudades que se oponen entre sí, que describen dos reinos y sus ideologías; una es Babilonia, la otra es Jerusalén. Según tengo entendido, también se describen estas dos ciudades de los dos reinos del Apocalipsis como dos mujeres; en otras palabras, la ciudad y la mujer son dos formas de describir un reino y sus principios.

Si tomamos por ejemplo la mujer mundana, la ramera que se describe en Apocalipsis 17 podemos ver que esta mujer es descrita como una ciudad, y también como un reino que está sentada encima de la bestia (reinos) y tratando de controlar todos los reinos de la Tierra al fornicar con ellos.

Apo 17: 1 Y vino uno de los siete ángeles que tenían las siete copas, y habló conmigo, diciéndome: Ven acá, Yo te mostraré la sentencia contra la gran ramera, la que está sentada sobre muchas aguas:

Apo 17: 2 con la cual los reyes de la tierra han fornicado, y los habitantes de la tierra se han embriagado con el vino de su fornicación.

Apo 17: 3 Y me llevó en el Espíritu al desierto; y vi a una mujer sentada sobre una bestia escarlata llena de nombres de blasfemia, que tenía siete cabezas y diez cuernos.

Apo 17: 4 Y la mujer estaba vestida de púrpura y escarlata, y adornada de oro y piedras preciosas y de perlas, teniendo un cáliz de oro en su mano lleno de abominaciones y de la inmundicia de su fornicación;

Apo 17: 5 Y en su frente [fue] un nombre escrito: MISTERIO, BABILONIA LA GRANDE, LA MADRE DE LAS RAMERAS Y DE LAS ABOMINACIONES DE LA TIERRA.

Apo 17: 6 Vi a la mujer ebria de la sangre de los santos y con la sangre de los mártires de Jesús: y cuando la vi, quedé asombrado con gran asombro.

Apo 17: 7 Y el ángel me dijo: ¿Por qué te asombras? Yo te diré el misterio de la mujer, y de la bestia que la trae, la cual tiene siete cabezas y diez cuernos.

Apo 17:18 Y la mujer que has visto es la gran ciudad que reina sobre los reyes de la tierra.

 

A menudo se piensa que esta mujer, esta madre de las rameras representa sólo la Iglesia Católica, pero es mucho más que eso. Si las cabezas de la bestia se refieren a reinos sucesivos, y esta mujer está sentada sobre la bestia, y ella ha fornicado con los reinos que representan las cabezas, esto significa que ella es mucho más antigua que la Iglesia Católica (pues ha fornicado con Babilonia, Medo-Persia, Grecia, Roma, etc.); esto significa que la mujer es mayor o simplemente tan antigua como la primera cabeza o reino de la bestia. Tan pronto como hubo un reino terrenal de los hombres, había una mujer, sentada sobre la bestia para fornicar con ese reino dándole a beber de su ideología. Esta mujer no es el papado ni la Iglesia Católica, porque si una de las cabezas de la bestia es el papado (la quinta por mencionarlo; y el Papa es la cabeza de la Iglesia Católica), y esta mujer está sentada sobre ella impartiéndole su filosofía, entonces no pueden ser tanto la ramera como la Bestia (una de sus cabezas) la misma cosa. La única manera de que pueda entender estos símbolos es si la madre de las rameras, la mujer de Babilonia representa una ideología de un reino, el reino del dragón, la serpiente antigua; el reino de Satanás impartiendo su filosofía a los reyes de la tierra, incluyendo el papado y la Iglesia Católica.

Algunos de los principios del modelo divino (no es que la Ramera o la Bestia sean en algún sentido divinos) se aplican a esta relación. La Madre-Ramera es una fuente y los reinos del mundo son los canales por los que se imparte la ideología de la Ramera para el Mundo (las muchas aguas). En cierto sentido, la mujer es invisible, pero la bestia y sus reinos son visibles. Estos reinos se expanden, y amplifican la ideología de la ramera, y representan la ramera. Es en este último sentido en que la Iglesia Católica es la Ramera, es en un período histórico específico que ha sido el canal por el que la madre de las rameras, Babilonia, ha operado.

Ahora, volviendo a la mujer celeste, al igual que la Madre-Ramera, la Mujer Celeste representa una ciudad, un reino y sus principios, el Reino de Dios. Esta mujer celestial de Apocalipsis 12 se representa como una ciudad, la Nueva Jerusalén, y es también una Madre-Esposa.

Apo 21: 2 Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido.

Apo 21: 9 Vino entonces a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete últimas plagas, y habló conmigo, diciendo: Ven acá, yo te mostraré la esposa, mujer del Cordero.

Apo 21:10 Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios,

Apo 21:11 Teniendo la claridad de Dios: y su luz [era] semejante a una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, diáfana como el cristal;

Gal 4:26 Pero la Jerusalén de arriba es libre, que es la madre de todos nosotros.

El Reino que Cristo hereda se representa como una mujer, pero su herencia fue preparada para él desde la eternidad. Se le hizo heredero de todo lo que era de su Padre.

Hebreos 1: 2 en estos últimos días nos ha hablado por [su] Hijo, a quien constituyó heredero de todas las cosas, y por quien asimismo hizo el universo;

Sal 2: 8 Pídeme, y te daré [ti] las naciones [a] tu heredad, y hasta lo último de la tierra [de] posesión tuya.

 

 En ese sentido, esta mujer, este reino, esta ciudad santa era la herencia de Cristo antes de la fundación del mundo, y el mundo mismo se supone que es una parte de ese Reino.

Hay algunos detalles que nos permiten conocer lo que la Mujer Celeste es. Ya mencionamos antes que el origen de la Mujer de Apocalipsis 12 fue celestial, no terrenal, y mientras estaba en el cielo el dragón no podía hacerle daño. Pero la hostilidad del Dragón hacia la mujer que estaba por dar a luz fue traída a la Tierra, y tan pronto como la mujer dio a luz a su Semilla comenzó la persecución de la manera más feroz. Cristo es la Simiente de la mujer, y la iglesia que dejó aquí en la Tierra es el resto de la descendencia o el remanente de la Simiente. A veces aplicamos el sentido del remanente al pueblo de Dios de los últimos días, pero el remanente es un término para los fieles a través de la historia de la iglesia. Como yo lo veo, la mujer es el Reino al que Cristo pertenecía y del cual era heredero, la semilla es Cristo, y el resto de la posteridad es la verdadera iglesia de Cristo. A veces interpretamos el símbolo de una mujer sólo como una iglesia porque Dios usa el matrimonio como un ejemplo de la relación que Él sostiene con la iglesia, pero el símbolo es mucho más que eso, sobre todo en la escatología. El espíritu de profecía, al hablar sobre el Reino que Cristo recibe, dice:

“En el verano y otoño de 1844 fue hecha esta proclamación: “¡He aquí que viene el Esposo!” Se conocieron entonces las dos clases de personas representadas por las vírgenes prudentes y fatuas: la una que esperaba con regocijo la aparición del Señor y se había estado preparando diligentemente para ir a su encuentro; la otra que, presa del temor y obrando por impulso, se había dado por satisfecha con una teoría de la verdad, pero estaba destituida de la gracia de Dios. En la parábola, cuando vino el Esposo, “las que estaban preparadas entraron con él a las bodas”. La venida del Esposo, presentada aquí, se verifica antes de la boda. La boda representa el acto de ser investido Cristo de la dignidad de Rey. La ciudad santa, la nueva Jerusalén, que es la capital del reino y lo representa, se llama “la novia, la esposa del Cordero”. El ángel dijo a San Juan: “Ven acá; te mostraré la novia, la esposa del cordero”. “Me llevó en el Espíritu”, agrega el profeta, “y me mostró la santa ciudad de Jerusalén, descendiendo del cielo, desde Dios”. Apocalipsis 21:9, 10 (VM). Salta pues a la vista que la Esposa representa la ciudad santa, y las vírgenes que van al encuentro del Esposo representan a la iglesia. En el Apocalipsis, el pueblo de Dios lo constituyen los invitados a la cena de las bodas. Apocalipsis 19:9. Si son los invitados, no pueden representar también a la esposa. Cristo, según el profeta Daniel, recibirá del Anciano de días en el cielo “el dominio, y la gloria, y el reino”, recibirá la nueva Jerusalén, la capital de su reino, “preparada como una novia engalanada para su esposo”. Daniel 7:14; Apocalipsis 21:2 (VM). Después de recibir el reino, vendrá en su gloria, como Rey de reyes y Señor de señores, para redimir a los suyos, que “se sentarán con Abraham, e Isaac, y Jacob”, en su reino (Mateo 8:11; Lucas 22:30), para participar de la cena de las bodas del Cordero.” – {CS 422.2}

Cuando Cristo vino a este planeta, Él vino a representar el carácter de su padre, la ideología del reino del Padre, del cual él es un heredero.

Mar 1:15 Y diciendo: El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios está cerca: arrepentíos, y creed en el Evangelio.

Luc 10: 9 y sanad a los enfermos que en ella, y decidles: El reino de Dios se ha acercado a vosotros.

Luc 17:20 Y cuando fue preguntado por los fariseos, cuando el reino de Dios debe venir, les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia,

Luc 17:21 ni dirán: ¡Helo aquí! o ¡helo allí!; Porque he aquí, el reino de Dios está entre vosotros.

Cristo era el representante del reino de su Padre, y por su presencia el Reino de Dios estaba presente. Cristo dejó un remanente del reino de su padre en la persona de sus seguidores. Así es como se persiguió a la Mujer, persiguiendo a la simiente de ella. Cuando Satanás fue expulsado del cielo después de la cruz, cuando su verdadero carácter se expuso al universo no caído, ya no podía hacer daño al Reino de Dios arriba, por lo que comenzó a perseguir el Reino a través de su remanente en la Tierra.

Apo 12:13 Y cuando vio el dragón que había sido arrojado a la tierra, persiguió a la mujer que había parido al hijo varón.

 Está claro que Cristo tiene un Reino en la Tierra. Cuando aceptamos los principios y la ideología del Reino de Dios que Cristo vino a revelar, nos convertimos en parte del resto de la descendencia de la mujer, y también nos convertimos en canales del Reino de Dios aquí en la Tierra.

Cuando aplicamos el modelo divino (el Padre es la Fuente y el Hijo el Canal, 1Cor. 8:6) a la mujer celeste muchas incertidumbres parecen desaparecer. La Jerusalén de arriba es la madre, la fuente, mientras que la Jerusalén de abajo constituida por el remanente, la iglesia, es el canal. Una de ellas es la fuente, el otro es de canal, y no son co-iguales. No vemos la Nueva Jerusalén, en un sentido es invisible, pero los principios del Reino son visibles en el remanente aquí en la Tierra. Podemos decir que somos la novia a causa de nuestra herencia a través de Cristo. Se supone que debemos brillar porque somos luz en el mundo, pero no es nuestra propia luz, sino la luz de la Nueva Jerusalén, que es Dios y el Cordero. Somos una extensión, expansión, y la amplificación del Reino de Dios. Es a través de nuestra redención que los principios del Reino de Dios y el verdadero carácter de Dios se han hecho saber al Universo o han sido mejor entendidos; en ese sentido, hemos amplificado el amor desinteresado de Dios y su poder redentor ante los mundos no caídos. A través de nuestras vidas santificadas se supone que los principios del Reino de Dios brillen al mundo que perece (el resplandor de la gloria de Dios).

Cristo, en este momento, está recibiendo el Reino de Gloria. Nosotros, como el resto de la posteridad, somos invitados a la ceremonia más solemne que está tomando lugar en el cielo ahora. Por la fe de Jesús, su gracia, sus méritos, su intercesión podemos estar allí ahora mismo. Nosotros no somos la novia, la mujer de Apocalipsis 12, pero la representamos. Si entendemos nuestro papel y por la fe esperamos al Señor, cuando Él regrese de las bodas, vamos a ser participantes de la cena de las bodas del Cordero.