Juan 3:16 Tiene Sentido

Publicado Oct 19, 2016 por Robert J. Wieland En Pan de cada día Aciertos: 253

Estimados Amigos de "Pan de cada día"

 

Todos hemos oído cuán astuto, maquinador y malo es Satanás. ¿Han conocido cómo ha tratado de chuparle la vida al más grande versículo en la Biblia? Juan 3:16 tiene suficiente verdad como dinamita en él para salvar cualquier pecador, pero si se devalúa su significado, su efecto sobre el corazón humano se debilita.

 

¿Qué clase de sacrificio hizo el Padre cuando "de tal manera amó al mundo que dio a su Hijo unigénito"? Hay una doctrina de larga tradición, a menudo etiquetada como "ortodoxa" que niega que Dios alguna vez tuviera un hijo antes de que Jesús naciera en Belén, que se convirtió en un "padre" sólo en ese momento. Tal idea consiste en que Dios simplemente acordó para un gemelo o un compañero miembro de la junta, para venir a la tierra y ser sacrificado. Clemente, sí, incluso generoso; pero... ¿Un sacrificio?

 

Cuando se trata de pensar en el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo, "Dios" es tan grande que nuestros cerebros son como pequeños guisantes tratando de entenderlo. Pero Dios está tratando de decirnos algo. De acuerdo con Juan 3:16, Cristo fue siempre el Hijo de Dios, desde la eternidad: "En el principio era la Palabra, y la Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. Este era en el principio con Dios... y la Palabra se hizo carne y habitó entre nosotros, y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre "(Juan 1: 1, 2, 14).

 

¡No hubo nunca un "tiempo" en la eternidad, cuando el Hijo de Dios no era! Los musulmanes dicen que eso  es enseñar que Dios tenía una "esposa" de algún tipo; No. Dios ha tratado de decirnos algo más allá de las palabras: Cristo no fue "engendrado" como nosotros engendramos hijos - la palabra en la Biblia no quiere decir eso. Significa amado.

 

El amor del Padre por su Hijo era el infinito Antitipo de nuestro amor humano por un niño, y Dios nos ha permitido, seres humanos indignos, de tener la experiencia de la paternidad con el fin de que podamos entender sólo un poco la agonía desgarradora en el corazón del Padre infinito cuando llegó el momento de "dar a su Hijo unigénito." El sacrificio fue hecho en la eternidad, y era y es infinito. Juan 3:16 tiene sentido; y un cerebro del tamaño de un guisante y un corazón como el nuestro, al menos, pueden empezar a apreciarlo.

 

--Robert J. Wieland

From the "Dial Daily Bread" Archive: October 20, 1998.

Copyright © 2014 by "Dial Daily Bread."