El Modelo Divino - El sol y la luna – El sábado y la Ley

Publicado Ago 08, 2013 por Adrian Ebens En El Padre y el Hijo Aciertos: 1,331

Hay momentos en la vida cuando uno se da cuenta de que está operando con un patrón o principio que a través de la exposición y la repetición se convierte en sub- consciente. Descubrí esto cuando estuve de visita en los Estados Unidos hace algunos años mientras caminaba por una acera. Una persona venía en la dirección opuesta así que me trasladé a la izquierda y ella se movió hacia la derecha; como veníamos desde direcciones opuestas, chocamos. Esto me sucedió varias veces. El patrón que se ha desarrollado en mi mente de cómo el tráfico se mueve me impulsa a hacerme a un lado del camino, que es moverme hacia la izquierda. Esto se debe a que toda mi vida he estado expuesto a un sistema de tráfico que se mueve por la izquierda y permite el paso de peatones por la derecha. En los Estados Unidos, una persona está condicionada a moverse por la derecha y a permitir al tráfico que viene en dirección opuesta, pasar por la izquierda. Mientras más maneja una persona más se establece este patrón en el pensamiento. Estos patrones se convierten en parte de nosotros y la repetición del principio muchas veces puede convertirse en algo automático.

Cuando uno se muda a una casa nueva y coloca las tazas en un determinado armario, ¿qué ocurre si luego decide trasladarlas a un lugar diferente? Si no pienso conscientemente en el hecho de que moví las tazas, casi siempre me encuentro mirando el lugar donde estaban antes. Un patrón se ha desarrollado y puedo disfrutar de la vida sin tener que preocuparme de dónde están las tazas.

Estos ejemplos de patrones pueden tener resultados terribles si no somos cuidadosos. Recuerdo la historia de un hombre que había pasado algún tiempo en los EE.UU. y luego regresó a Australia. Aunque un poco cansado del viaje, se subió a una motocicleta para irse a casa. Después de haber pasado mucho tiempo en los EE.UU., el patrón en su mente debe haber empezado a cambiar porque cruzó hacia el lado equivocado de la carretera y murió al ser golpeado por un auto que venía en sentido contrario. Esta tragedia es un recordatorio doloroso de que los patrones aplicados de forma incorrecta pueden ser fatales.

Cuando se trata de patrones no hay nada más importante que el Modelo Divino en la vida. Este modelo es universal y tan inmutable como las personas que lo forman. Este Modelo Divino de la vida se encuentra en 1 Corintios 8:6.

1 Cor 8:6 Pero para nosotros hay un solo Dios, el Padre, de quien [la fuente] proceden todas las cosas y nosotros somos para El; y un solo Señor, Jesucristo, por quien [el canal] son todas las cosas y por medio de El existimos nosotros. (NBLH).

La Biblia revela claramente al Padre como la gran fuente de todo y dice que su Hijo es su misma imagen, y que recibió todas las cosas de él. Dado que el Hijo ha recibido todas las cosas de su Padre y es su misma imagen, la única manera de que mentalmente podamos distinguirlos es que el Hijo salió del Padre y heredó todas las cosas de él. Su herencia es el secreto para preservar la personalidad y la individualidad de cada uno. Su herencia también deja claro y distinto el "de quién" y el "por quién" de la secuencia del Modelo Divino.

La clave para este patrón es que la segunda persona es una imagen y expresión de la primera.

Heb 1:3 El cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder… (RV 1960).

Observemos cuidadosamente que no hay tensión entre la fuente y el canal. El Hijo no hace nada por sí mismo sino que es una gloriosa expresión del Padre. Todo lo que vemos en el Hijo ha encontrado su fuente en el Padre.

Por la contemplación somos transformados y si contemplamos al Padre y al Hijo, tal como se revela en las escrituras, este Modelo Divino de la fuente y el canal comienza a sentar el fundamento para todos nuestros pensamientos. Después de contemplarlos por un tiempo, todo se transforma tras este modelo. Porque todo lo que ha sido creado fue hecho por el Padre y el Hijo, por lo que su sello está impreso sobre todo lo creado. Observe los siguientes ejemplos:


Fuente – de quién

Canal – por quién

Referencias

Padre

Hijo

1 Cor 8:6; 1 Cor 11:3; Heb 1:1-3

Esposo

Esposa

Gén 3:16; 1 Cor 11:3; Eph 5:25; 1 Pe 3:1

Padre

Madre

Éx 20:12; Ef 6:1; Col 3:20

Cristo

Iglesia

Ef 5:25

Profeta

Sacerdote

Éx 4:16; Lev 8:36

Ancianos/Pastores

Grey

1 Pe 5:2; 1 Tes 5:12,13

Rey/Governador

Subditos/Ciudadanos

Rom 13:1-3; 1 Pe 2:13,14

Biblia

Pastores/Ancianos

2 Tim 4:2; 1 Pe 5:2

Sol

Luna

Gén 1:16

Para ayudarnos a aclarar cómo funciona esto vamos a ver un patrón diferente que muchas personas siguen llamado el principio Yin / Yang.


yin yang

En la filosofía china, el concepto de yin-yang (y?nyáng), al cual a menudo se le llama "el yin y el yang", se utiliza para describir cómo se interconectan fuerzas aparentemente opuestas o contrarias e interdependientes en el mundo natural, y cómo se derivan una de la otra a medida que se interrelacionan entre sí. http://en.wikipedia.org/wiki/Yin_and_yang (en inglés). [Las negritas son mías]

Observemos cómo este principio coloca dos entidades en la oposición y, al mismo tiempo, forman una unidad. Hay una tensión entre las dos fuerzas. Dos fuerzas iguales que están en tensión y forman una unidad. Ahora notemos cómo se aplica este modelo a las cosas en el mundo natural

Muchas dualidades naturales (como masculino y femenino, luz y oscuridad, alto y bajo, caliente y frío, el agua y el fuego, la vida y la muerte, y así sucesivamente) son considerados como las manifestaciones físicas del concepto de yin-yang. http://en.wikipedia.org/wiki/Yin_and_yang

En el concepto de la Biblia, la mujer (que significa "de hombre") es la gloria o resplandor del hombre. (1 Corintios 11:7) Sin embargo, en el principio de Yin / Yan la mujer está en tensión con el hombre como co-iguales. La relación interna es la tensión en lugar de la expresión. Echemos un vistazo a la expresión occidental de esta tensión y el principio de la unicidad.

Hegel desarrolló un amplio marco filosófico, o "sistema", de idealismo absoluto para dar cuenta de una manera integrada y de desarrollo de la relación entre la mente y la naturaleza, el sujeto y el objeto del conocimiento, la psicología, el estado, la historia, el arte, la religión y la filosofía. En particular, el desarrolló el concepto de que la mente o el espíritu se manifestaron a sí mismos en una serie de contradicciones y oposiciones que en última instancia, se integró y unió, sin eliminar ninguno de los polos ni reducir el uno al otro. Ejemplos de tales contradicciones son las que existen entre la naturaleza y la libertad, y entre la inmanencia y la trascendencia. [Las negrita son mías] http://en.wikipedia.org/wiki/Hegel

En la mayoría de los países democráticos sus gobiernos operan basados en el principio de la oposición en tensión con un gobierno que supuestamente crea una síntesis o unidad.

¿Es difícil ver que este concepto de la tensión revelado en las escuelas de pensamiento oriental y occidental no es más que un reflejo de lo que Satanás deseaba en el principio?


Isa 14:14 Subiré sobre las alturas de las nubes, me haré semejante al Altísimo.

Satanás deseaba ser un co-gobernador con Dios, un alter ego ["otro yo"] en tensión con él, pero creando a la vez una unidad de esa tensión. Uno se pregunta, ¿por qué tantas relaciones tienen tensión entre ellas? ¿Cuál es el modelo de vida que se ha grabado en nuestro pensamiento que guía muchas de nuestras relaciones?

Tras estas reflexiones, debería ser evidente que una verdadera adoración del Padre y del Hijo en el espíritu de amor recibido de ellos daría lugar a un cambio en el patrón que rige nuestras relaciones. Nuestra tendencia natural a la tensión y la oposición será reemplazada a medida que cada persona encuentra su lugar en el Modelo Divino, y al permitir que la segunda persona en cada relación sea la expresión y la gloria de la primera persona sin ninguna tensión. La verdadera adoración de Dios y su Hijo llevará a la unidad y la armonía que estuvo presente durante el tiempo de Pentecostés.

Como un ejemplo natural de cómo podemos aprender de este modelo divino, deseo aprovechar el ejemplo del sol y la luna que he mencionado anteriormente, y preparar un corto estudio bíblico sobre cómo los principios de patrones divinos nos pueden enseñar muchas cosas.

El sol y la luna son símbolos del Padre y el Hijo.

Gen 1:16 Hizo Dios dos grandes lumbreras: la lumbrera mayor para regir el día, y la lumbrera menor para regir la noche; hizo también las estrellas. (VM H. B. Pratt, 1929).

Juan 14: 28 Habéis oído que yo os he dicho: Voy, y vengo a vosotros. Si me amarais, os habríais regocijado, porque he dicho que voy al Padre; porque el Padre es mayor que yo.

La luna es el resplandor de la luz del sol. En el cielo la luna es del mismo tamaño angular que el Sol, por lo que parece igual al sol cuando hay luna llena.

Heb 1:3 El cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas.

Cristo salió del Padre y es el resplandor de su brillantez.

La luna habría de gobernar por la noche. En la gran controversia, todas las cosas fueron puestas en manos del Hijo. Pero, cuando se complete el plan de salvación, ya no habrá más noche.

Juan 5:22 Porque el Padre a nadie juzga, sino que todo el juicio dio al hijo.

Juan 3:35 El Padre ama al Hijo, y todas las cosas ha entregado en su mano.

1Co 15:24,25 Luego el fin, cuando entregue el reino al Dios y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. [Regir de noche].

Apocalipsis 22:5 No habrá allí más noche; y no tienen necesidad de lámpara, ni de luz del sol, porque Dios el Señor los iluminará, y reinarán por los siglos de los siglos.

Las estrellas representan a los hijos/ángeles de Dios.

Job 38:7 Cuando alababan todas las estrellas del alba, y se regocijaban todos los hijos de Dios.

Con esto en mente, veamos la historia de la salvación dramatizada en el sexto sello:

Father

Mat 27:45  Y desde la hora sexta hubo tinieblas

sobre toda la tierra hasta la hora novena.

y el sol se puso negro como un saco de cilicio Apoc 6:12.

Son

Lucas 22:44 Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra.

y la luna se volvió como sangre. Apoc 6:12.

Stars

Apoc 12:4 Y su cola arrastró la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. - Apoc 12:9 Y fue lanzado fuera aquel gran dragón, la serpiente antigua, llamada Diablo y Satanás, el cual engaña a todo el mundo; fue arrojado en tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.

y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra. Apoc 6:13.

El mensaje de los tres ángeles fue predicado de 1831 en adelante. ¿Eran las señales en el cielo a partir de 1780 y 1833 una predicción de cómo el mundo respondería a estos mensajes?

Vi que así como los judíos crucificaron a Jesús, las iglesias nominales han crucificado estos mensajes y por lo tanto no tienen conocimiento del camino que lleva al santísimo ni pueden ser beneficiados por la intercesión que Jesús realiza allí. Primeros Escritos p. 261.

Otras cosas que podríamos tener en cuenta es que no podemos mirar directamente al sol, sin embargo, podemos mirar a la luna. Sabemos que no es posible ver al Padre, porque él habita en luz inaccesible. 1 Timoteo 6:16. Consideremos también que la mujer vestida del sol, tiene la luna debajo de sus pies. Apocalipsis 12:1. ¿No es Cristo el único fundamento que puede ser establecido por la Iglesia cristiana? ¿No apela el Hijo de Dios a su Padre para que nos ayude y fortalezca (la luz: 1 Juan 1:5), para promover la causa de la verdad?

Mi ejemplo favorito es la noche en que Jesús oró en el jardín y sudó grandes gotas de sangre. Esa noche hubo luna llena. (DA 685). En la muerte en la cruz vemos al Hijo de Dios revelado en la plenitud de su gloria. A la luz de la luna llena se recibe un aumento de fuerza gravitacional a través de la alineación (no la tensión) del sol y la luna. También encuentro consuelo al saber que la luna está muy cerca de nosotros, así como Cristo está cerca de nosotros y nos consuela en esta noche oscura de dolor.

Hay muchos otros ejemplos que podríamos compartir para mostrar otras formas en que podemos aprender del Modelo Divino del sol y la luna, pero el punto clave que quiero subrayar es que la luna es una expresión del sol, que es todo lo contrario a la luna estar en tensión con el sol y ser usada por Satanás para hacer avanzar su filosofía de la vida.

Satanás pervierte el símbolo del sol, la luna y las estrellas, así como pervirtió los símbolos del pan y el vino después de la cruz.

Deut 4:19  No sea que alzando tus ojos al cielo, y viendo el sol y la luna y las estrellas, y todo el ejército del cielo, seas incitado, y te inclines a ellos, y les sirvas; porque Jehová tu Dios los ha concedido a todos los pueblos debajo de todos los cielos.

Cuando perdemos el conocimiento del Modelo Divino, todas las relaciones en todos los niveles se alteran en un proceso de unidad a través de la tensión o incluso la unidad a través de la fusión de dos en uno. Incluso puede ser revelado en un proceso de elevación de la segunda persona/poder a expensas de la primera.

Tomemos, por ejemplo, la cuestión de los sábados lunares. La observancia del séptimo día de reposo se basa en una observación del sol cada siete días. Los sábados lunares dependen de los movimientos de la luna. Si vemos un principio que ocurre cuando alguien desea observar los sábados lunares a costa del sábado, el séptimo día, estamos siendo testigos de una violación del Modelo Divino. La observancia de algo relacionado con la luna nunca debe eclipsar disculpen el juego de palabras!) el sábado conectado con el movimiento del sol.

Otro principio importante que vemos conectado con la luna es que el sol no cambia, pero, mientras que la luna misma no cambia, si pasa por fases. Así también vemos que el Padre nunca cambia de expresión y sin embargo vemos que el Hijo de Dios tiene fases que se enfatizan. Vemos a Cristo en el Antiguo Testamento como el ángel de su presencia y en su encarnación como maestro, profeta y sacrificio. Luego lo vemos en el cielo como Sacerdote y Juez. Finalmente lo veremos como Rey cuando él regrese a la tierra. Todos son la misma persona con diferentes fases.

Tras estas reflexiones, consideremos qué papel juega este Modelo Divino en relación con la ley. Sabemos que los Diez Mandamientos son los "mandamientos del Padre." (Juan 15:10.) También sabemos que la ley de Moisés era una expresión de los Diez Mandamientos en sus diversos reglamentos y decretos. Viendo la Ley de Dios y la ley de Moisés en una relación del Modelo Divino, vemos que una es la expresión de la otra. No existe tensión entre las dos. Y así como la luna pasa por diferentes fases, así también los principios de la ley de Moisés pasarían por fases - los mismos principios, pero diferentes fases y expresiones. Antes de la cruz es una fase diferente a después de la cruz. Los mismos principios, pero expresiones diferentes. Sabemos que hay principios de la ley de Moisés que se incluyeron en el Nuevo Testamento, tal como se expresa en Hechos 15. Decir sencillamente que todas estas leyes y decretos ya no se aplican en modo alguno, destruye el Modelo Divino. Sugiero que busquemos los mismos principios, aunque bajo una fase diferente. Así como la luna misma no cambia, sin embargo, su expresión o fase si genera cambios.

También vale la pena señalar que la mujer en Apocalipsis 12 está de pie sobre la luna - este es su fundamento. Vestida con la fuente (10 Mandamientos = fuente de luz) sin embargo, de pie sobre la luna - expresiones de los Diez Mandamientos en diferentes fases. Sin los principios de la ley de Moisés que se encuentran en el Santuario y sus servicios, la iglesia perderá su fundamento ya que el Santuario es la columna central y el fundamento de nuestra fe.

¿Qué pasaría si tuviéramos que mantener un patrón de co-iguales y aplicarlo a la Ley de Dios y la ley de Moisés? Podríamos vernos obligados a unificarlos en tensión o fusionarlos en uno solo, por lo tanto ambos se destruirían. O podríamos inclinarnos a quitar el segundo por completo. Mientras estamos en este mundo, necesitamos la Luna que nos guíe hacia el Sol así como necesitamos del Espíritu de la Profecía para que nos guíe hacia la Biblia. A buen entendedor pocas palabras.

Me doy cuenta de que he tocado muchos puntos, pero espero que puedan ver que el tener un patrón divino correcto para las relaciones puede tener ramificaciones enormes en nuestra forma de ver las cosas en las Escrituras y en el mundo que nos rodea.

Escogan hoy a quién van a servir. Pero yo y mi casa serviremos al Padre y su Hijo. Y en ellos no hay tensión en absoluto.