Descubriendo la cruz - Prefacio

Publicado Feb 19, 2013 por Robert J. Wieland En El precioso mensaje de 1888 Aciertos: 757

PREFACIO

Cuando vivi?a en Florida soli?a ban?arme en el oce?ano Atla?ntico. Aprendi? pronto a respetar la fuerza de la marea, capaz de arrastrar al interior del mar al ma?s fuerte de los nadadores. No hay brazos y piernas capaces de resistir la fuerza de esa resaca.

Todos conocemos por experiencia la fuerza que tiene la marea de la tentacio?n. Es capaz de arrastrar al hombre, mujer o joven ma?s fuerte, hasta el interior del mar del pecado. Intentamos resistir, pero una fuerza incontenible se cierne sobre nosotros.

El origen de esa marea de tentacio?n es lo que la Biblia llama “el mundo”. Haces todo lo posible por ser “bueno”, y ahi? esta? el mundo, 24 horas al di?a, intentando arrastrarte en esa marea de tentacio?n.

¿Que? hacer? ¿Hay alguna forma de resistir esa marea, alguna forma de vencer consistentemente a la tentacio?n?

El Nuevo Testamento responde afirmativamente. Pero la forma de lograrlo no es demasiado bien conocida. Fue Pablo quien escribio?: “Lejos este? de mi? gloriarme, sino en la cruz de nuestro Sen?or Jesucristo, por quien el mundo esta? crucificado para mi?, y yo para el mundo” (Ga?l. 6:14). ¡Trascendente afirmacio?n! Eso que Pablo llama “la cruz”, es capaz de vencer la marea que intenta arrastrarnos al pecado. Cuando tu? y yo aprendamos a gloriarnos so?lo “en la cruz de nuestro Sen?or Jesucristo”, nos encontraremos tambie?n sobre terreno firme y seguro, y las fieras tentaciones que Satana?s pueda inventar no podra?n arrastrarnos al pecado.

El sentimiento de muchos parece ser e?ste: “¡Es tan fa?cil perderse, y tan difi?cil seguir a Cristo!” La verdad es que, una vez que comprendemos lo que realmente significa la cruz, seguir a Cristo es fa?cil, y resulta difi?cil perderse. La “marea” viene a ser “crucificada”. Jesu?s se tuvo firme como una roca ante los embates de la tentacio?n, y junto a E?l podemos resistir.

¿Quieres saber de que? manera? El Sen?or permita que este libro te proporcione una mayor comprensio?n del poder del mensaje de la cruz. Dedi?cale todo tu intere?s y atencio?n, y cambiara? tu vida.

El autor.